UNA PRINCESA DE MARTE de Edgar Rice Burroughs


Aprovechando el reciente estreno de la película John Carter me ha parecido adecuado acercarnos al clásico que la inspiró,  UNA PRINCESA DE MARTE  de Edgar Rice Burroughs, y que desgraciadamente es tan desconocido por el gran público como grande su influencia en la ciencia ficción de todo el siglo XX y lo que llevamos del XXI. Y no exagero un ápice.

Si hablamos de nombres propios este libro influyó en Isaac Asimov, Ray Bradbury, Carl Sagan, Arthur C. Clarke, James Cameron, George Lucas, Steven Spielberg………

Si hablamos de obras vemos su influencia en Flash Gordon, Superman, Star Wars, Dune, Avatar, Desafío Total,……Es decir, estamos hablando de una de las obras más importantes del género de la ciencia ficción.

Una princesa de Marte es la ópera prima de Edgar Rice Burroughs que inicia la saga de libros protagonizados por John Carter, y aunque le lanzó a la fama el reconocimiento internacional le llegaría con la saga de Tarzán, personaje que a la postre eclipsó a John Carter y lo condenó al olvido del gran público, aunque lo encumbró como obra de culto para los amantes del género.
La novela apareció en julio de 1911 en la revista All Story publicada por entregas bajo el título Under the Moons of Mars (Bajo las lunas de Marte), y nos cuenta las aventuras de John Carter es un soldado de Virginia, veterano de la Guerra Civil de los Estados Unidos, que estando de caza con un amigo se ve acosado por un grupo de indios. Para proteger a su amigo (Carter es un caballero sureño y comporta como tal) huye hacia las montañas atrayendo a los indios, con la esperanza de darles esquinazo. Su suerte cambia cuando se refugia en una gruta y de pronto cae al suelo paralizado. No puede moverse pero puede oír que está acompañado por lo que supone que es un chamán indio que entona extraños cánticos. Tirado en el suelo Carter solo puede ver el cielo fuera de la cueva. Su mirada se fija en Marte, siente un fuerte tirón y sin más se encuentra transportado a la superficie del planeta rojo.

Comienzan así las aventuras del caballero sureño en Barsoon, que es como llaman al planeta Marte sus habitantes.
Burroughs nos describe un planeta moribundo de tenue atmósfera e interminables desiertos, habitado por razas “marcianas” enfrentadas entre sí, y toda una serie de criaturas monstruosas.
Para sobrevivir en este mundo salvaje y violento (aunque muy avanzados tecnológicamente) John Carter cuenta con su valor, su formación militar (como todo buen caballero sureño, Carter es un magnífico jinete y un gran tirador y espadachín) y el efecto de la baja gravedad de Marte, que dota a Carter de una fuerza prodigiosa y la capacidad de desplazarse dando enormes saltos.
Y así entramos de cabeza en un mundo maravilloso de aventuras sin fin y acción trepidante. La saga de John Carter es puro entretenimiento sin más pretensiones.
Burroughs nos presentará todo tipo de avances tecnológicos, como el peculiar sistema de transporte que lleva a Carter de la Tierra a Barsoon y viceversa con solo mirar a un planeta u otro, armas que emiten haces de energía alimentadas por Radio (el elemento químico), o embarcaciones que vuelan usando el magnetismo y aprovechando la tenue atmósfera marciana, pero en ningún momento intentará dar una explicación científica a lo que nos muestra. Como tampoco intentará explicarnos cómo funciona el ecosistema marciano, ya que todos los animales que aparecen son peligrosos depredadores carnívoros y el lector tiene la impresión de que no hay herbívoros en todo el planeta, o que no hay el equivalente a “vacas” marcianas, por decirlo de otro modo.

Al lector novel que se acerque a este libro sin haber sido previamente advertido, todo cuanto lea le sonará. Los desiertos de Barsoon le recordarán los de Dune o los de el planeta Tatooine de Star Wars, la trama puede recordarle en algunos momentos a Avatar, las antiguas máquinas que proporcionan oxígeno a Barsoon le recordarán a las que aparecen al final de Desafío Total, el personaje de John Carter le parecerá una especie de Flash Gordon……Y es que, como ya decía al principio, toda la ciencia ficción del siglo XX y XXI ha bebido de esta saga.

UNA PRINCESA DE MARTE

También es necesario advertir que hablamos de un libro de 1911, y que si no tenemos en cuenta esto puede que a veces nos choque encontrarnos con situaciones y actitudes machistas e incluso racistas que en su día eran normales. Es algo que nos encontraremos no solo en la obra de Burroughs sino también en la otros autores como H.G. Wells, por nombrar otro clásico de la ciencia ficción, y que suele pasar cuando nos acercamos a autores y obras de una época distinta a la nuestra en la que el concepto de lo “correcto” es bien distinto al actual.

Con estas salvedades Una princesa de Marte, así como toda la saga de John Carter, es lectura obligada para cualquier fan de la ciencia ficción, no solo por el disfrute que proporciona directamente su lectura sino también para conocer los libros de los que bebieron los autores actuales del género.

 

3 Comentarios
  1. Hace 4 años
    Jose Joaquín

    Desde un punto de vista estilísitico, la novela deja mucho que desear. Por ejemplo, plantea la idea de que el personaje es inmortal (o que al menos no puede envejecer) pero luego lo olvida completamente y sigue por otros derroteros, lo que evidencia una construcción precipitada del relato.

    Sin embargo, como bien indicas, su originalidad y la fuerza de sus escenarios alienígenas inspiraron a numerosos autores y artistas en décadas posteriores, y solo por eso merece ser recordada.

    Responder
    • Hace 4 años
      El Morlock

      Planteas una cuestión muy interesante que suele seguir siempre a la figura de Burroughs: su calidad como escritor, o más bien su falta de ella.
      La saga de John Carter es puro entretenimiento sin más ambiciones y con esa idea hay que acercarse a ella. Son el equivalente escrito a los antiguos seriales radiofónicos o televisivos del tipo de “Flash Gordon”, “El Zorro” o “El Llanero Solitario”. Más que una construcción precipitada u olvido, creo que para Burroughs lo realmente importante es la acción y la aventura en entornos alienígenas exóticos,y también una pequeña dosis de erotismo, todo sea dicho de paso. Pasa muy por encima de las explicaciones científicas porque para él no aportan nada esencial a la historia, son solo un escenario, un atrezzo, parte del decorado. Así, como bien dices, el lector es informado de que John Carter envejece muy despacio por un efecto secundario de verse expuesto a la tecnología marciana que le permite viajar entre planetas. Pero eso es todo cuando dice. Así que lo mejor es aceptarlo sin más y disfrutar de la lectura. Leer las aventuras de los personajes de Burroughs, ya sea John Carter, Tarzán o cualquier otro, es como ver a Burt Lancaster en “El temible Burlón”, a Indiana Jones en “En Busca del Arca Perdida”, o al Capitán Jack Sparrow en “Piratas del Caribe”. La ambientación o el momento histórico están al servicio de la acción, la aventura, la emoción y, sobre todo, de los protagonistas, que siempre saldrán victoriosos y conquistarán a la chica. Burroughs daba a sus lectores justo lo que querían. Si fueran obras actuales las tacharíamos de comerciales. La diferencia está en que mientras los productos comerciales actuales se limitan a repetir una y otra vez fórmulas que saben que funcionan, Burroughs no tenía nada que imitar, era el pionero, el encargado de marcar el camino que luego otros seguirían, y ahí reside su genialidad, pese a los muchos defectos que encontremos en sus libros y sus limitaciones como escritor.

      Gracias por tu comentario.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: