NUESTRA SEÑORA DE LAS TINIEBLAS, DE FRITZ LEIBER

Hoy hablamos de Nuestra Señora de las Tinieblas (Our Lady of Darkness), de Fritz Reuter Leiber Jr. (1910-1992), más conocido como Fritz Leiber, prolífico novelista estadounidense, ganador en varias ocasiones de prestigiosos premios como el Nébula (de los que ganó 3) y el Hugo (ganó 6) entre otros.

Nuestra-señora-de-las-tinieblas-de-fritz-lieber-02Fritz Leiber, considerado uno de los grandes maestros de la ciencia ficción, el terror y uno de los padres de la Fantasía Heroica, sigue siendo recordado principalmente por su ciclo de novelas de “Espada y Brujería” , término cuya invención se le atribuye, dedicados a Fafhrd y el Ratonero Gris (Fafhrd and the Gray Mouser), que ya reseñamos hace algún tiempo.

Pero hoy vamos a comentar una de las más interesantes y originales aportaciones de Fritz Leiber al género de Terror: “Nuestra Señora de las Tinieblas, de 1977.

Hay que decir que esta novela, pese a su temática,  tiene una parte autobiográfica.

En 1969 Leiber pierde a su esposa, Jonquil Stephens, con la que llevaba casado desde 1936 y madre de su hijo. La muerte de su mujer provoca en Leiber una tremenda depresión y le lleva al alcoholismo, del que conseguiría rehacerse para escribir esta novela. Y “Nuestra Señora de las Tinieblas” está protagonizada por un escritor que cae en el alcoholismo tras la muerte de su esposa y que se encuentra en plena rehabilitación.

Pero intentemos hacer una breve sinopsis de la historia sin destriparos el argumento.

El protagonista de la novela es Franz Western, un guionista de programas de televisión sobre temas paranormales y escritor de relatos pulp de terror que, como ya hemos dicho, está superando su alcoholismo tras la muerte de su mujer.

Encontramos a Franz obsesionado con dos libros que compró en una extraña librería de San Francisco, ciudad en la que transcurre la acción.

Nuestra-señora-de-las-tinieblas-de-fritz-lieber-04El primero de esos libros es Megapolisomancia: una nueva ciencia de las ciudades, escrito por Thibaut De Castries a finales del siglo XIX, en la que De Castries teoriza sobre la existencia de unas entidades, relacionadas con las ciudades y grandes aglomeraciones, denominadas paramentales. Estas actúan a modo de presencias, casi siempre extrasensoriales, pero que pueden llegar a interactuar con nuestra realidad en momentos y lugares concretos. También se habla de la posibilidad de usar esas energías que se acumulan en las grandes ciudades.

El segundo libro es el presunto diario manuscrito del escritor Clark Ashton Smith, autor del que ya hemos hablado aquí cuando tratamos el Círculo de Lovecraft.

Franz ha encontrado en el diario una supuesta relación de éste con De Castries, en el que se relatan las visitas del escritor a un tal “Tiberio, en el 607 de Rhodes”.

Esto dispara tanto la curiosidad de Franz que se traslada al apartamento que cree identificar como ese apartamento 607 del que habla el diario y que se supone que se enclava en un edificio construido especialmente para acumular esas energías de las que habla De Castries.

La investigación de Wester sobre estas entidades paramentales y su posible existencia real ocupará la primera parte de la novela .creando un ambiente de tensión que recuerda bastante a los relatos sobre casas encantadas pero salpicado de muchos toques del universo de H.P. Lovecraft (viejos manuscritos, entidades antiguas, lugares de poder, etc).

Luego el relato se centrará en la figura de De Castries y la sociedad secreta que creó, la Orden Hermética de Ónice, a través de la cual desarrolló su filosofía,  encontrando seguidores dentro de la intelectualidad y la alta sociedad norteamericana, destacando entre sus adeptos nombres como Jack London o Ambrose Bierce.

Nuestra-señora-de-las-tinieblas-de-fritz-lieber-03Por último, la narración vuelve a Wester y sus investigaciones, que le llevarán a un final impactante que, si bien podemos ir intuyendo por las pistas que iremos encontrando, no deja de sorprender con un final visualmente muy potente e inquietante.

Fritz Leiber consigue crear unos personajes muy reales, completamente creíbles, que hace que empaticemos con ellos con mucha facilidad y nos preocupemos por ellos mientras les acompañamos a través de esa atmósfera de la que dota a la narración, unas veces escalofriante y otras irreal y onírica.

Sobre la narración, hay que decir que, si bien en su parte central, la que se centra en De Castries y su sociedad secreta, ralentiza un poco la acción y ese ambiente desasosegante de la primera parte desaparece, luego la trama vuelve a acelerarse, recuperando la tensión y la ambientación angustiosa y opresiva, y nos lanza sin darnos un respiro hasta desembocar en el espectacular final.

Una novela muy recomendable, que se lee rápido (en la edición que hemos leído nosotros la novela apenas supera las 180 páginas) y que hará las delicias de los aficionados al terror psicológico con toque lovecraftianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: