LA CASA INFERNAL, DE RICHARD MATHESON.

La-casa-infernal-04

Richard Matheson

La Casa Infernal, de Richard Matheson, es la más aterrorizante novela sobre una casa embrujada jamás escrita. Y no porque lo diga el Morlock. Estas son palabras textuales del mismísimo Stephen King. No es mala carta de presentación ¿Verdad?
Richard Matheson es un viejo conocido de este blog, donde el morlock ya os habló de dos de sus obras, El Hombre Menguante y Soy Leyenda, dos clásicos imprescindibles de la ciencia ficción.

Sin embrago, en esta novela Matheson se adentra en un género diferente, el género de terror en su vertiente sobrenatural y fantasmal.
Publicada en 1971, y con evidentes similitudes con The Haunting of  Hill House (1959), de Shirley Jackson, La Casa Infernal (Hell House) alcanza un nivel de violencia y perversión completamente nuevo.
El argumento de La Casa Infernal es muy sencillo: Cuatro personas (el científico escéptico, su esposa, una médium y un joven atormentado que habitó la casa) se encierran en una casa supuestamente encantada y maldita, la Mansión Belasco, para demostrar de modo irrefutable la existencia (o no ) de fantasmas y de vida después de la muerte. Y, como no puede ser de otro modo, allí sufrirán toda clase de fenómenos paranormales: Poltergeist, alucinaciones, figuras espectrales, posesiones, y toda una serie de ataques físicos que, a medida que pasan las horas, pasan de ser meros sobresaltos a convertirse en una seria amenaza para la vida del equipo de investigadores.
Este argumento puede parecer un tópico y los protagonistas unos arquetipos del subgénero de las casas encantadas, y de hecho así es…ahora. Porque La Casa Infernal es la obra que inicia esta fórmula que ha sido repetida hasta la saciedad, sobre todo en el cine.

Pero a diferencia de otras novelas de casas encantadas anteriores, La Casa Infernal aportaba una gran dosis de crudeza física. Quizás hoy, al compararlo con películas del género, no nos parezca tan cruenta, pero debemos tener en cuenta que hasta entonces, las casas encantadas se limitaban prácticamente a asustar y atemorizar a los ocupantes, con voces de ultratumba y seres vaporosos. Aquí, el peligro físico es real, y se manifiesta con gran violencia (en algunos casos sexual) y sadismo.

La-casa-infernal-03

Imagen de la adaptación cinematográfica de 1973

Y es que Richard Matheson no era ningún principiante cuando escribe esta novela. Ya llevaba a sus espaldas 8 novelas (incluidos sus grandes éxitos Soy Leyenda y El Hombre Menguante), varios relatos cortos y numerosos guiones para el cine y la televisión, para la famosa serie La Dimensión Desconocida (Twilight Zone).

Matheson hace un uso magistral de su experiencia y oficio para sacar el máximo partido a los personajes y las situaciones. Matheson no usa preámbulos o introducciones, la acción empieza desde el primer momento, y los protagonistas son zarandeados y vapuleados mental y físicamente por una casa que adquiere rápidamente un estatus de “ser vivo”, sintiente y muy, pero que muy enfurecido.

La Mansión Belasco (o más bien Matheson a través de ella) se recreará en las debilidades de los protagonistas, ahondando en sus miserias y temores, para recrear un infierno al gusto de cada uno de ellos, dejando claro desde el primer momento que sobrevivir a la casa va a ser muy difícil.
Matheson alternará momentos de calma tensa con momentos de puro terror, dando a la trama un ritmo que irá in crescendo hasta el final. Un final que no vamos a destripar, y que, aunque comparado con los horrores que nos han acompañado durante toda la lectura, pueda parecer un poco desconcertante, es perfectamente coherente con la historia.
La única pega, por ponerle alguna, es que las explicaciones de los fenómenos, además de restarles algo de fuerza, han quedado desfasadas, aunque estaban muy de moda en los años 70. Y es que hablar de materia ectoplásmica poco tiene que ver con la visión actual de los fenómenos paranormales.

La-casa-infernal-02En cualquier caso, La Casa Infernal es una gran novela que forma parte del gran triunvirato del subgénero de las casas encantadas, junto a la ya mencionada obra de Shirley Jackson, The Haunting of  Hill House, y El Resplandor (The Shinning) de Stephen King (aunque en este último caso no sea exactamente una casa sino un hotel).

Por último, añadir que, como con otras obras de Matheson, La Casa Infernal fue llevada al cine en 1973, con el nombre de The Legend of Hell House, protagonizada por Pamela Franklin y Roddy McDowall, con guión del propio Matheson. También fue adaptada al cómic como una miniserie llamada Richard Matheson’s Hell House escrita por Ian Edginton y con dibujos de Simon Fraser, publicada en 2004 por IDW Publishing, y en una versión no autorizada de la historia en la colección Werewolf by Night de Marvel Comics, escrita por Doug Moench, en la que Emeric Belasco fue renombrado como Belaric Marcosa.

La-casa-infernal-01

Richard Matheson, imprescindible en la biblioteca del Morlock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *