GUERRA MUNDIAL Z de Max Brooks

Hoy, aprovechando el próximo estreno de su adaptación a la gran pantalla, protagonizada por Brad Pitt, quiero hablaros de GUERRA MUNDIAL Z de Max Brooks (hijo del famoso director de cine Mel Brooks), saltándome un poco la dinámica de hablar de libros publicados hace muchos más años, los clásicos del género. Pero es que “clásico” no es siempre sinónimo de “viejo”, y para mí este es ya todo un clásico del subgénero de zombies, aunque se publicara en 2006 (en 2008 en España).
¿Otro libro de zombies, aprovechando la moda?
Pues no, nada más lejos de la realidad como ahora veréis.

En GUERRA MUNDIAL Z, Max Brooks, convertido en un personaje de su propia novela, comienza contándonos como Naciones Unidas le encarga hacer un informe, una crónica, para que quedara memoria de la “Guerra Mundial Zombie”, terminada hace años, también llamada “La Crisis”, los “Años Oscuros”, “La Plaga Andante” o, más popularmente, la “Guerra Mundial Z”.
Brooks dedica varios años a recorrer el mundo entrevistando a los supervivientes, desde gente común a militares, pasando por políticos, directores de cine, empresarios o médicos, de distintas razas, nacionalidades, edades e incluso importancia dentro del devenir de los acontecimientos.

Sin embargo el informe es rechazado por Naciones Unidas por tener “demasiado factor humano”. Ellos quieren algo más aséptico, datos y cifras, pero Brooks piensa que si olvidamos lo que la gente vivió durante esos años en los que la raza humana estuvo a punto de desaparecer y la civilización tuvo que reconstruirse casi a partir de cero, estaríamos perdiendo información crucial. Así que entrega a Naciones Unidas su informe “oficial” y publica por su cuenta el informe original.
El libro, pues, es una sucesión de entrevistas, algunas tan breves como una página, que nos harán reconstruir los acontecimientos siguiendo un orden cronológico, mientras recorremos el mundo y descubrimos la verdad.

El tema principal no son los zombies, que son solo un pretexto, sino cómo reacciona la humanidad ante un cataclismo de magnitud planetaria. Asistimos a como los gobiernos ocultan a la población el problema, desmintiendo las noticias, y como cuando los zombies son ya una evidencia, se trasmite el falso de mensaje de que todo está bajo control; a como los traficantes trasladaban a infestados a través de los pasos fronterizos, haciendo inútil el cierre de fronteras y propagando la plaga; a como empresas farmacéuticas se enriquecen vendiendo “curas milagro”,  con la complicidad de los políticos; a como productores de tv buscan sacar tajada y crean un “reallity zombie”; a como los mandos militares, más ocupados de exhibir su poderío y sus nuevos “juguetes” tecnológicos, fracasan al enfrentarse a las hordas de zombies, incapaces de entender siquiera a qué se enfrentan; a como la gente huye, a como la civilización se colapsa y desmorona , y a como finalmente la humanidad, tras aceptar a qué se enfrenta y prepararse convenientemente (tanto psicológicamente como militarmente), comienza la ofensiva para recuperar su mundo.

De vez en cuando aparecen libros como este, que sin que te des cuenta te atrapan de principio a fin. Y cuando llegas al final te deja sumido en tus pensamientos, consciente de que este libro encierra algo más, una segunda narración debajo de la narración principal, como un doble fondo, que no es otra cosa que un retrato tremendamente crudo y certero del mundo en que vivimos. La sensación al terminar de leerlo es que “esto podría suceder”. No es difícil poner rostro a los políticos incapaces superados por la crisis, a los empresarios que se enriquecen sin pensar en el sufrimiento ajeno, o a los comunicadores vendidos al poder que ayudan a los gobiernos a mantener a la gente engañada en vez de prepararlas para sobrevivir a las “cosas” que recorren la calle al otro lado de las puertas de sus casas.

GE DIGITAL CAMERA

El morlock haciendo uso de la arcaica tecnología del s. XXI

Brooks, a través de los personajes, hace una crítica soterrada de multitud de temas: el racismo, el militarismo, los prejuicios, la política, la economía, la religión,…pero de un modo tremendamente gráfico y hábil. En el libro reconocemos también críticas a la guerra de Irak, los intereses de Estados Unidos en Oriente Próximo, el auge económico de China y la desconfianza de Occidente (no es casual que la plaga parezca tener su origen en China), el conflicto entre Israel y Palestina, la pasividad de la Unión Europea frente a cualquier conflicto, el aislamiento de dictaduras como la de  Corea del Norte o el orgullo de la gran Rusia. Todo ello envuelto en momentos de puro horror y acción. Un auténtico retrato de nuestra raza, con lo mejor y lo peor, cobardes y héroes al mismo tiempo.
Brooks huye de la casquería gratuita, no se recrea en las vísceras y la sangre, pero los seguidores de la temática zombie no se verán defraudados. En un momento en los que triunfan los vampiros adolescentes que brillan y los hombres lobo depilados, Brooks recupera a los zombies de George A. Romero, los  auténticos cadáveres andantes, putrefactos, repulsivos, imparables y hambrientos de carne humana. De hecho son muchos los que apuntan a esta obra como artífice del renacimiento del tema zombie, tan actual gracias al cine y, sobre todo, a la serie de la FOXThe Walking Dead”.

Sería una pena que GUERRA MUNDIAL Z pasara desapercibida entre tanto best-seller apocalíptico, de escasa calidad, consumo rápido y olvido aún más rápido, porque estamos ante una auténtica joya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: