GHOSTWRITER, EL ESCRITOR FANTASMA (PARTE IV)

Como ya vimos en las tres primeras partes de este artículo, el Ghostwriter (Escritor Fantasma), más conocido en España como Negro literario, suele ser un escritor profesional a quien se contrata para escribir autobiografías, cuentos, artículos, novelas u otras obras sin recibir oficialmente los créditos por tales trabajos, aunque muchas veces aparece como colaborador.

En nuestra anterior entrega repasamos los casos de autores sobre los que planea la duda de que utilizan negros literarios debido a lo prolífico de su producción literaria. Así, hablamos de los casos de Edward Stratemeyer, Stephen King, James Patterson, Isaac Asimov o Tom Clancy.

GHOSTWRITER-IV-01

H.P. Lovecraft

DE “NEGRO” A ESCRITOR DE ÉXITO

Pero a veces los escritores empiezan siendo negros literarios y acaban catapultados al éxito, como el caso de Paul Auster , Larry McMurtry, o el menos conocido caso de H.P. Lovecraft (1890-1937), que fue el negro literario de, entre otros, el ilusionista y escapista Harry Houdini. Esto ocurriría en 1924, cuando al fundador de la revista “Weird Tales”, A J.C. Henneberger, en la que Lovecraft publicaba relatos, se le ocurrió que una firma conocida podría darle un buen empujón a la revista, que no pasaba por buenos momentos, y pensó en Houdini. En principio pactaron una columna mensual titulada “Pregúntale a Houdini”  y dos relatos. Houdini aceptó, pero dejó bien claro que él no podría escribir los relatos porque no era buen escritor. Henneberger le contestó que no había problema, que conocía a un joven escritor que podría escribir los relatos por encargo. Aquí es donde entra en escena Lovecraft, que por 100 dólares escribió un cuento titulado “Bajo las pirámides”, más tarde reescrito y rebautizado como “Preso entre faraones”. Houdini volvió a ponerse en contacto con Lovecraft para hacer nuevas colaboraciones pero la muerte del mago no las hizo posibles. No fue esta la única ocasión en que Lovecraft ejerció de negro literario, ya que también lo hizo para el escritor Zealia Bishop.

“NEGRO” POR DEFUNCIÓN

Otro de los motivos que pueden llevar a una editorial a contratar los servicios de un escritor fantasma es la muerte repentina de un autor de éxito, sobre todo si se encontraba trabajando en un libro o en una saga. Y en esto ni los clásicos se han salvado.

La familia de Raymond Chandler encargó a otro gran autor, Robert B. Parker, que acabara la última aventura del detective Philip Marlowe. La nueva novela, “Poodle Springs”, apareció en 1989, coincidiendo con el 30. º Aniversario del fallecimiento del escritor.

GHOSTWRITER-IV-03

Mickey Spillane

Y cuando Mickey Spillane, uno de los autores policiacos más famosos de las décadas de los 50 y 60, y creador del famoso detective Mike Hammer, murió en 2006, se anunció que había dejado una novela póstuma, titulada  “Dead Street”, La novela fue publicada al año siguiente sin que en la portada se mencionara que quien la había acabado (suponiendo que hubiera algo empezado y que no la escribiera de cero) fue Max Allan Collins, también escritor y amigo de Spillane. Pero las ventas demostraron que Spillane mantenía el tirón. Así que Collins siguió escribiendo novelas supuestamente esbozadas por Spillane, para beneficio de la editorial, que siguió vendiendo con gran éxito, de los herederos, que siguieron cobrando royalties, del propio Collins, que se ganó un buen dinero extra, y de los seguidores del detective Mike Hammer, que siguieron disfrutando con las aventuras de su personaje favorito. La evolución de la autoría en la portada es elocuente: la primera novela se atribuye enteramente al difunto; en la segunda, “The Goliath Bone”, se usa la fórmula de incluir un muy discreto “con Max Allan Collins, y en la tercera, “Kiss Her Goodbye”, ambos aparecen ya igualados. Hasta el momento, Collins ya ha “acabado” ocho novelas de Spillane, la última de ellas, “King of the Weeds”, saldrá a la venta en mayo del próximo año.

GHOSTWRITER-IV-02

V. C. Andrews

A pesar de esas cifras, Spillane no es el cadáver que más escribe. Ese honor es, seguramente, para V. C. Andrews, la célebre autora de “Flores en el ático”. Y es que, desde su muerte, en 1986, se han publicado con su nombre más de…¡¡¡Cincuenta novelas!!!
Con las primeras, su editor intentó colar la historia de que eran manuscritos inéditos que se habían encontrado en su casa. Cuando lo de los inéditos ya no se lo creía nadie, reconoció que   eran esbozos de novelas que otro escritor completaba. Seis años después del entierro de la señora Andrews, se descubrió que un tal Andrew Neiderman era quien escribía los libros en nombre de la finada. En la actualidad, las novelas de  Andrews son escritas por todo un equipo de autores anónimos (es decir, negros) con una producción que continua hoy día.

Otro caso parecido es el de Robert Ludlum, creador del cinematográfico Jason Bourne, quien, tras su muerte en 2001,  publicó veinticinco novelas, ocho de ellas protagonizadas por su famoso personaje y escritas por Eric Van Lustbader.

(CONTINUARÁ)

1 Comentario
  1. Hace 3 años
    masp

    En lo personal, me parece una completa falta de respeto para esos grandes autores difuntos.
    Soy una gran fanática de V.C. Andrews, me encanta la manera en que escribió los libros de la saga Dollanganger, la de los Casteel y la novela Mi Dulce Audrina, que fueron los únicos que ella escribió.
    Me limito solo a leer esos porque no me gusta para nada la idea de estar leyendo algo que fue escrito por alguien que solo quiere aprovecharse de su nombre. ¿Por qué hacer algo así, si te crees un gran escritor capaz de igualarla? Me parece absurdo.
    La familia de Virginia envió una carta a sus fans después de su muerte diciendo que se encargarían de que un buen escritor escogido por ellos continuara la saga Casteel (o más conocida como la de Heaven) pero me parece un gran descuido de ellos dejar que él continuara haciendo cosas que ella jamás pensó.
    O sea, qué clase de familiares deja que arruinen el nombre y el trabajo de un ser querido así.
    Lo que más me molesta, es que ya se anunció que va a escribir otro libro para la saga Dollanganger ( la de Flores en el ático), que va a ser el primer libro pero bajo el punto de vista de Christopher. (Christopher’s Diary)……
    ¿POR QUÉÉEE?
    Me parece que no debe meterse con esa gran saga escrita por ella. ¿Que lo dejaron escribir más libros bajo su nombre? Pues bien, que siga, pero no te metas con algo tan valioso como la primera saga de V.C., que me parece que es perfecta tal y como está escrita, no hace falta agregarle nada más.
    Él completó la saga con Jardín Sombrío, que terminó después de su muerte, y ya en ese libro hay algunos “pelones” o errores en acontecimientos que en Flores en el ático no son así. Son solo algunos detalles, pero que se notan.
    Tendría que haber algo escrito por V.C. para que el libro de Christopher sea realmente bueno; no hecho desde cero, porque Flores en el ático es un libro tan profundo que tiene que sólo la autora podría hacerle justicia con otra versión.

    Sólo digo…

    Algún día ese tipo tiene que detenerse.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *