ESCRITORES FUERA DE SU ELEMENTO

Pues hoy el morlock, en vez de comentar un libro, va a hablar de eso, de escritores fuera de su elemento. ¿Y qué quiere decir eso? Pues que vamos a hacer un breve recorrido por tres obras que se salen del género por el que normalmente son reconocidos sus autores, curiosidades literarias si preferís llamarlas así. ¿Os parece interesante? Pues seguid leyendo, que empezamos.

EL GUARDAVÍAS y otras historias de fantasmas de Charles Dickens.

Pues sí, Charles Dickens, el autor de “Oliver Twist”, “David Copperfield”, “Grandes Esperanzas” o “Historia de dos ciudades”, conocido por ser un maestro del género narrativo, con una gran dosis de humor e ironía y una aguda crítica social, escribió relatos de terror.

“El Guardavías” (The signalman), publicado en 1866, narra la aparición de un fantasma en la boca de un túnel por donde pasa el tren. La maestría de la prosa de Dickens nos transporta con facilidad  a dicho tramo de vía y nos conduce de manera impecable por un relato de terror clásico (no esperéis que os provoque pesadillas). “El Guardavías” suele publicarse junto a otros relatos breves con la misma temática en común: los fantasmas. Hay que decir que estos relatos fueron escritos a lo largo de su vida, y que no se escribieron pensando que algún día formaran una obra común, y eso se nota en que no hay cohesión entre los relatos. Algunos son muy buenos, otros no tanto; alguno incluso tiene el mismo argumento que otro, como si fuera una revisión del mismo relato; alguno incluso parece más un borrador o un texto por terminar y pulir. En cualquier caso, y sin ser un Dickens en estado puro, una obra curiosa donde ver como se desenvuelve el maestro de la crítica social con lo sobrenatural.

EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS de Jules Verne

Jules Verne (o como lo conocemos aquí, Julio Verne), uno de los padres de la novela moderna de aventuras y de la ciencia ficción, aunque él prefería definirse como autor de literatura científica o de anticipación , con clásicos como “De La Tierra a La Luna”, “Viaje al centro de La Tierra” o “20.000 leguas de viaje submarino”, nos sorprende con este “El Castillo de los Cárpatos”, que como podéis suponer es un relato de no muertos,  en el que abandona sus géneros habituales para sumergirse en la temática fantástica y romántica. Y el resultado es una de las mejores historias de vampiros de la literatura. Con una prosa fácil de leer  y un estilo claro y cercano, pero absorbente, Verne nos regala un viaje por las leyendas y supersticiones centroeuropeas y una historia llena de humor, romanticismo y en momentos ternura, con un villano, el Barón, mucho menos malvado que “Drácula” y más próximo a otros personajes de Verne como el Capitán Nemo. La novela fue publicada en 1892, cinco años antes que la famosa obra de Bram Stoker, por lo que pese a las coincidencias (el castillo, los Cárpatos, el vampiro,…) no hay influencia alguna entre ambas obras.

Una gran novela que no merece ser tan poco conocida por el gran público.

RELATOS CÓMICOS de Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe, maestro del relato corto, renovador de la novela gótica de terror, creador del género detectivesco e incluso autor del incipiente género de ciencia ficción (lo que podríamos definir como proto ciencia ficción), autor de clásicos como “La caída de la Casa Usher”, “Los crímenes de la calle Morgue”, “EL pozo y el péndulo”, “El Escarabajo de Oro”, “La Máscara de la Muerte Roja”, “El Cuervo”, etc.

Poe no parece, ni por trayectoria ni por personalidad, un autor dado a explorar en el género cómico. De hecho más que cómicos habría que llamarlos satíricos o grotescos. Estamos ante una colección de ocho relatos en los que Poe nos propone una serie de situaciones y personajes absurdos que utiliza para hacer una crítica social ácida con la que ridiculiza la sociedad norteamericana en la que vive. Así pues, más que humor lo que encontraremos será “humor negro”, a veces hasta macabro. Una crítica social a través de la cual Poe se burla de las costumbres sociales de su época. Una lectura que no defrauda en absoluto y en la que Poe demuestra que también es capaz de reír, aunque su risa también da miedo. Así era Poe.

Y eso es todo por hoy. Espero que este breve repaso a unas obras relativamente desconocidas aunque muy recomendables, os haya gustado.

Por último avisaros que tanto “EL GUARDAVÍAS” como “EL CASTILLO DE LOS CÁRPATOS” están descatalogados, aunque si dedicáis un poco de tiempo a buscarlos por internet, seguro que encontraréis librerías que aún los tienen en stock.

autores-fuera-de-su-elemento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *