EL RESPLANDOR, DE STEPHEN KING

Con “El Resplandor” de Stephen King, completamos nuestras reseñas sobre las tres novelas que son consideradas los pilares básicos del subgénero literario de “casas encantadas”, un triunvirato que forman, junto con “El Resplandor”, “La maldición de Hill House” (“The Haunting of Hill House”, 1959), de Shirley Jackson, y “La casa infernal” (“Hell House”, 1971), de Richard Matheson.
“El Resplandor” (“The Shinning”, 1977) fue el primer best seller del maestro del terror Stephen King y la tercera de sus novelas, ya que antes ya había publicado “Carrie”, en 1974, y “Salem´s Lot”, en 1975.

Apple Store Soho Presents Meet The Creators: Stephen King, John Mellencamp And T Bone BurnettStephen King siempre ha confesado la influencia de Richard Matheson y Shirley Jackson en su carrera, y la de las dos obras de las que antes hemos hablado, en su novela “El Resplandor”. Pero su novela no solo bebe de “La maldición de Hill House” y de “La casa infernal”. King confiesa otras influencias, como el relato de Edgar Allan Poe “La máscara de la Muerte Roja”, en la cual está basado, o la canción de John Lennon “Instant Karma”, de la sacó el título.
“El Resplandor” empieza en el Hotel Overlook, con Jack Torrance recibiendo instrucciones sobre su nuevo trabajo de cuidador del hotel durante la temporada invernal, meses en los que el recinto permanecerá cerrado al público por las fuertes nevadas que dejarán la zona incomunicada por carretera. Torrance vivirá en el hotel junto a su familia hasta que pase el invierno.
el-resplandor-de-stephen-king-02Los protagonistas del “El Resplandor” son cinco; Jack Torrance, padre de familia, alcohólico en plena recuperación y escritor frustrado que acaba de perder su trabajo como profesor por problemas con un alumno, y cuyo matrimonio está a punto de romperse debido a su abuso del alcohol, a consecuencia del cual le rompió el brazo a su hijo cuando solo tenía 3 años; Wendy, su esposa, ama de casa y madre, que aún quiere a su marido aunque le teme, que se siente atrapada en su matrimonio, y cuya prioridad es proteger a su hijo; Danny, el hijo del matrimonio, de 5 años, que pese a conocer el lado violento de su padre le quiere de manera incondicional, y que posee un “don” que le hace especial; Dick Halloran, cocinero del hotel, que desde el primer momento sentirá que Danny es especial, que tiene un “don” al que él llama “el Resplandor”, y que les unirá de una manera especial; y por último el propio Hotel Overlook, situado en las Montañas Rocosas, una construcción imponente, que parece haber quedado impregnado por los muchos años de historias, a veces terribles, de las que sus habitaciones y largos pasillos fueron mudos testigos. Un lugar que parece vivo, maligno y con el firme propósito de devorar a sus nuevos inquilinos.

Y pronto nos damos cuenta de que la estancia de la familia Torrance en el Overlook no va a ser nada agradable.
Stephen King mezcla en esta novela dos elementos que maneja con gran maestría: la locura y lo sobrenatural.
En este caso quizá deberíamos decir la locura potenciada por lo sobrenatural, ya que ambos elementos van de la mano. Jack Torrance es un hombre mentalmente inestable a causa del alcoholismo, y King sabe narrar a la perfección el efecto que causa el ambiente opresivo del edificio y los hechos terroríficos que en él ocurren con una mente atenazada por la culpa, la sensación de fracaso (tanto profesional como familiar), la abstinencia y la ansiedad provocada por la lucha contra el impulso de volver a beber. La caída en la locura de Jack Torrance es tan inquietante como previsible.
Danny por su parte, nos mostrará una tremenda madurez para su corta edad. Él, gracias a su “don”, es el primero en percibir la maldad, el dolor y el sufrimiento que emana del Overlook, aunque su padre será quién se llevará la peor parte de la nefasta influencia del recinto.
el-resplandor-de-stephen-king-03Su madre, Wendy, también se verá influida por los terribles sucesos que acosan a la familia y la veremos evolucionar de ama de casa sufridora a una persona más fuerte y segura de sí misma.
Dick Halloran es el amigo y guía de Danny, ya que él también posee ese “don”, ese “resplandor”, como lo llamaba su madre, que consiste en la capacidad de ver, de saber y de sentir cosas que están fuera del alcance de los demás. Sin embargo, el “resplandor” de Danny es tan potente que Dick teme por los efectos que pueda tener al entrar en contacto con un lugar como el Overlook.
El gran logro de Stephen King es el de hacernos entrar en la mente de los protagonistas y hacernos partícipes de sus alegrías, sus angustias y sus sueños, y por supuesto, de ver a través de sus ojos el horror que encierra el Overlook.

Pero si la narrativa de King es su punto fuerte, también en ella encontramos lo que para algunos también es su mayor defecto, aunque este es parte de su particular estilo. No referimos a sus detalladas, minuciosas y hasta exhaustivas descripciones, así como su gusto por ir intercalando referencias a historias del pasado. Para los seguidores de King estas digresiones son un punto a favor de la trama, ya que permiten descubrir las motivaciones y origen del comportamiento de los personajes. Pero para otros lectores, el que interrumpa la acción para hablar de un hecho que ocurrió en el pasado, e intercale una serie de incisos o comentarios llenos de referencias y explicaciones, puede resultar un lastre, ya que rompe el ritmo de la narración, y la tensión creada se disipa. De hecho, mucho opinan que la mitad de los libros de Stephen King, por lo general tremendamente extensos, son solo digresiones de “relleno”, y que ganarían mucho si se eliminaran.
En cualquier caso, esas narraciones paralelas siempre suelen estar claramente diferenciadas de la trama principal y pueden omitirse sin afectar a la historia, así que queda a criterio del lector el leerlas o no.

Por supuesto, es imposible hablar de la novelasin mencionar la versión cinematográfica que dirigió Stanley Kubrick en 1980, protagonizada por Jack Nicholson, Shelley Duvall y Danny Lloyd.
“El Resplandor” es hoy una pelçícula de culto, pero que en el momento de su estreno fue recibida con bastante frialdad por parte de crítica y público.
El propio Stephen King estuvo a punto de hacerse cargo del guión de la película, pero, tras enterarse por otros que habían trabajado con Kubrick de las excentricidades del director y del infierno en el que solía convertir los rodajes, King renunció a formar parte del proyecto.
No vamos a detenernos a hablar de la película porque esta reseña trata de la novela.
No obstante, sí nos parece interesante la opinión que el propio Stephen King tiene sobre la película, que reproducimos a continuación:

“Me parece recordar haber descrito El resplandor como un coche grande y hermoso pero carente de motor en su interior. Es un film que tiene todos los tipos de estilo y es vistoso. Lo puedo ver cualquier día, creo que es maravilloso para ser visto, pero es una película… Stanley Kubrick quería hacer un film de horror he hizo El resplandor, y lo que yo sentí fue que había hecho un film sobre el vacío total, sin entender las bases del género.”

“Es el error de un hombre que está tan seguro de que es incapaz de cometer un error que eligió hacer una película de un género que no comprende. Cometió un error que es fundamental, pero no se puede explicar a alguien por qué está equivocado tanto si sabe que está equivocado como si no lo sabe.”

“Traté por todos los medios de que la Warner y Stanley no contrataran a Jack Nicholson como actor. Ellos hablaron de Jack Nicholson desde el principio. Creo que Jack Nicholson es un actor excelente y creo que hizo todo lo que Stanley le pidió en la película e hizo un trabajo tremendo, pero es un hombre que roza la locura.”

“Yo quería que contrataran a Michael Moriarty o a Jon Voight. No quisieron. No fue ‘negociable’.”
“El Resplandor”, un descenso a la locura en un hotel que parece tener vida propia y entre cuyas paredes se esconde el sufrimiento y el horror.
¿Te atreverás a alquilar una habitación en el Hoter Overlook?

1 Comentario
  1. Hace 3 años
    Wazowsky

    Soy uno de los que ha “redescubierto” a Stephen King con el tiempo. Mucho se ha hablado sobre su “comercialidad” o la falta de calidad de sus libros tras su etapa de los 70’s y 80’s.
    Pero la verdad es que los últimos libros que he leído de él me han sorprendido gratamente. Empezando por “Doctor Sueño”, la segunda parte de “El Resplandor” al que ya me enfrentaba predispuesto a encontrarme con una nueva decepción.
    Lógicamente, no supera a la primera parte… pero es que estamos hablando de una Obra Maestra del Género.
    Sin embargo esta segunda parte tiene capítulos buenísimos y uno, especialmente memorable, sobre una resaca: jamás he leído/sentido las sensaciones de la resaca de una manera tan clara y palpable como en ese capítulo, y eso es mérito de un escritor que está posiblemente en su mejor momento a nivel narrativo (quizás no tanto a nivel creativo).
    También quiero destacar que, si es bueno como novelista, donde realmente BRILLA es en los relatos. Recomiendo encarecidamente el libro de relatos “Todo oscuro, sin estrellas”. Uno de los relatos de esta compilación, titulado “Una extensión justa”, por cierto, va a ser llevado al cine.
    Magnífica reseña.
    Y Magnífico autor y libro, por supuesto…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *