EL JUEGO DE ENDER DE ORSON SCOTT CARD

Hoy el Morlock os quiere hablar de El Juego de Ender (Ender´s Game) de Orson Scott Card, pensando en que, con la inminente llegada a los cines de su adaptación cinematográfica, os puede interesar acercaros al libro original.

El Juego de Ender es obra del autor estadounidense Orson Scott Card, ganador de varios premios Hugo y Nébula, en concreto, por El Juego de Ender fue premiado con el Nébula de 1985 y el Hugo de 1986, y por su obra La voz de los muertos, ganó el Nébula 1986 y el Hugo 1987,  siendo la primera vez que un autor se llevaba dos años seguidos los dos premios más importantes de la ciencia ficción.

Avalada por estos prestigiosos premios, la novela pasó a convertirse de manera casi inmediata en todo un clásico del género.

El protagonista de esta historia es Andrew “Ender” Wiggin, uno de los más originales y prolíficos héroes de la ciencia ficción. Ender es el tercero de tres hermanos, en una sociedad en la que solo se permiten tener dos hijos, salvo excepciones como la suya. Y es que Ender está llamado a ser el salvador de la raza humana. Desde su nacimiento, Ender ha sido estudiado, para valorar sus habilidades, y a los seis años de edad es seleccionado por la Flota Internacional e invitado, junto a otros niños, a ingresar en la Escuela de Batalla, donde recibirán un adiestramiento duro y despiadado como guerreros y estrategas para la guerra contra una raza extraterrestre llamada los insectores, que quieren erradicar a la humanidad.
Ender no tarda en deslumbrar a profesores y compañeros con sus habilidades en los juegos de guerra y en las peleas en gravedad cero, y finalmente es ascendido a la Escuela de Alto Mando para ser tutelado por el mayor estratega de la historia, Mazer Rackham.
Y hasta aquí puedo contar sin estropearos el placer de leer esta novela. Porque eso es El Juego de Ender, un auténtico placer.

Hay que advertir que El Juego de Ender es el primero de una saga de libros, aunque puede leerse como historia autoconclusiva.

EL-JUEGO-DE-ENDER-DE-ORSON-SCOTT-CARDLo más destacable de la novela es la tremenda agudeza psicológica de la hace gala Orson Scott Card. Los futuros guerreros y estrategas son escogidos a una edad tan temprana precisamente porque es el momento de mayor creatividad de la mente humana, cuando aún no hay miedos, ni límites a la imaginación o aleccionamientos, esa educación formal que enseña cual es la manera “correcta” de pensar y cual es la “incorrecta”. Esto proporciona a los alumnos una capacidad única de encontrar respuestas sorprendentes al reto de enfrentarse a un enemigo superior en número y armamento. Para los niños los simulacros son un juego, y se entregan a ellos sin la presión que tendría un adulto al saber que la supervivencia de la humanidad está en juego. Y en esto es en lo que destaca Ender, en su capacidad de adaptación y creatividad, además de una inteligencia prodigiosa.

Pese a lo que pueda parecer por la sinopsis que suele acompañar al libro, no es una novela de acción (aunque la hay) ni trata sobre niños luchando contra insectos alienígenas. El libro trata sobre la formación y adiestramiento que recibe Ender y la evolución de su personalidad. Trata de un niño (poco común, eso es cierto) obligado a madurar a un ritmo inhumano y a tomar decisiones que muchos adultos se verían incapaces de tomar.
Por otro lado el libro explora un terreno más oscuro y terrible, el del adiestramiento de niños-soldado, justificado por la propia supervivencia de la especie.

Y además de su atractiva historia, El Juego de Ender es una novela que se lee asombrosamente rápido. Su lectura es tan sencilla y la trama engancha de tal manera que no os extrañe si os lo leéis prácticamente en un día.
En  resumen, El Juego de Ender es una auténtica joya que tiene la virtud de gustar tanto a los amantes de la ciencia ficción como a los menos aficionados al género. Apuntadla en vuestra lista de imprescindibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *