EL COLOR DE LA MAGIA, DE TERRY PRATCHETT

A´Tuin, la Gran Tortuga, vuela a través del cosmos con rumbo a nadie sabe dónde. Sobre su gigantesco caparazón, cuatro gigantescos elefantes sostiene sobre sus espaldas un gran disco, y sobre este disco encontramos todo un mundo lleno de magos, héroes, elfos, ciudades estado y todos los elementos habituales del género de fantasía heroica. Es Mundodisco (Discworld), sin duda el universo de fantasía más extraño con el que te puedes encontrar.el-color-de-la-magia-02

Corría el año 1983 cuando el escritor inglés Terry Pratchett (Sir Terence David John Pratchett) publicaba “El Color de la Magia” (“The Colour of Magic”), iniciando la serie del Mundodisco, que con más de 40 millones de libros vendidos, le convertirían en el segundo autor de ficción con más ventas después de J.K. Rowling, la creadora de Harry Potter.

el-color-de-la-magia-01

Terry Pratchett

No está nada mal, sobre todo teniendo que se trata de un género donde tenía que competir con los relatos de Conan de Robert E. Howard, Elric de Melniboné y Corum Jhaelem Irsei, ambos de Michael Moorcock, Fafhrd y el ratonero gris, de Fritz Leiber, el legado de J.R.R. Tolkien y su Tierra Media, o franquicias de fantasía épica como Dragonlance o Reinos Olvidados. Pero Pratchett ofrecía algo diferente: Humor.
Porque Mundodisco es una parodia. A simple vista puede parecer una burla a los mundos de fantasía, un ataque al género y a todos sus tópicos, que ya por entonces estaban más que quemados. Pero a poco que te adentras en su lectura descubres un mundo de fantasía complejo, con su propia mitología, historias y héroes, que nada tienen que envidiar a cualquiera de los antes mencionados, pero con una gran dosis de humor (y bastante mala leche) que hace difícil reprimir las risas ante las situaciones completamente surrealistas que nos plantea Pratchett.

el-color-de-la-magia-03“El Color de la Magia”, como ya hemos dicho, es el primero de la serie Mundodisco, que ya supera la treintena de volúmenes. “El Color de la Magia” se divide en cuatro capítulos, más o menos independientes, a través de los cuales conoceremos el mundo ideado por Pratchett: los elefantes, la Gran Tortuga, su clima, sus dioses, sus leyendas. Todo ello mientras acompañamos a los protagonistas de la historia: Dosflores, un turista del imperio Ágata que quiere vivir aventuras, conocer héroes y comprar recuerdos, como si estuviera de vacaciones en un parque temático; el Equipaje, un baúl con cientos de patitas; y el mago Rincewind, que sólo sabe un hechizo y que les servirá de guía en lo que empieza siendo una ruta turística y acaba convertido en una gran aventura que le llevará a viajar por todo Mundodisco.  Y así conoceremos al guerrero bárbaro Hrun o a los extraños dioses Dama y Sino y sus juegos de tablero que afectan a toda la humanidad.

Hay que  avisar que al principio la historia puede resultar un poco densa, por la cantidad de información que nos da Pratchett, e incluso un poco confusa por los saltos en el tiempo que el autor nos hace dar. Pero superada esta primera toma de contacto un tanto árida con el  universo de Mundodisco, la acción se vuelve trepidante, y parece imposible que puedan pasar tantas cosas condensadas en poco más de 200 páginas. Orcos, dragones, dríadas,…cada capítulo es diferente,  tanto en contenido como en modo de narrar la aventura. Encontraremos homenajes  personajes como Conan o los jinetes de dragones de Dragonlance, e incluso a objetos como Stormbringer, la espada de Elric.

Con un estilo sencillo pero trepidante y espectacular, y con sus anécdotas y sus guiños al género, Pratchett consigue crear una complicidad entre el lector y su mundo que le enganchará a la trama de manera irremediable.

Homenaje, parodia, crítica, sátira, tributo, y sobretodo humor. Mucho humor.
Una lectura imprescindible tanto para los amantes del género como para quienes lo detestan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: