¡ORCOS! (II)

En  la anterior entrega de ¡ORCOS!, descubrimos el origen etimológico de la palabra “orco”, como J.R.R. Tolkien fue el primero en usar el término para referirse a una raza humanoide en concreto y fijar sus características, y como los orcos se convirtieron en una raza imprescindible en multitud de mundos de fantasía. También nos detuvimos a analizar cuáles son las características de los orcos de La Tierra Media, los orcos “originales”.
Y hoy veremos cómo son los orcos en uno de esos mundos de fantasía.

ORCOS DE WARCRAFT

Para aquellos que hayáis pasado los últimos 20 años atrapados en una realidad alternativa, abducidos por alienígenas o viviendo en una comunidad Amish, el morlock os aclarará que  Warcraft es una marca comercial de Blizzard Entertainment, mundialmente conocida a partir del videojuego Warcraft: Orcs & Humans (1994), uno de los primeros en su género, y que por extensión también implica a la marca World of Warcraft (WOW), que nace del videojuego de rol multijugador masivo en línea -por sus siglas en inglés, MMORPG– del mismo nombre.El universo de Warcraft, que se encuentra en ambas marcas, está ambientado en el mundo llamado Azeroth, y es una fantasía épica moderna al estilo de El Señor de los Anillos o Dungeons & Dragons , teniendo su inspiración inicial en los juegos del universo de Warhammer Fantasy, que como sabéis, representan combates entre el bando de los humanos y el de los orcos, aunque con una concepción y estilos muy propios.

Pero ¿Cómo son los orcos de Azeroth?
Empecemos por su origen.
En el universo Warcraft, los orcos no son originarios de Azeroth, sino de Draenor, un mundo exuberante en el que vivían una vida pacífica en clanes chamánicos. Pero fueron corrompidos por Kil´jaerden, un Señor Demoníaco de la Legión Ardiente, con la intención de utilizarlos en su guerra contra la raza llamada Draenei. Los demonios hicieron que los líderes orcos bebieran la sangre de otro demonio, Mannoroth el Destructor, imbuyéndolos de su poder pero al precio de convertirlos en sus esclavos. La exposición a la sangre de Mannoroth también cambió físicamente a los orcos: Su piel marrón se volvió verde y el uso de la magia vil marchitó su mundo.

orco-warcraft-01

Tras casi exterminar a los Draenei, los orcos fueron lanzados por el demonio contra otros de sus enemigos ancestrales. Los demonios habían intentado conquistar Azeroth hacía miles de años, pero fracasaron, así que Kil´jaeden los envió allí a través de un portal (El Portal Oscuro) abierto por el mago corrupto Medivh y el orco brujo Gul´dan.
Así es como el poderoso ejército orco, conocido como La Horda, liderados por Grom Hellscream, llegó a Azeroth iniciando su guerra contra los humanos.
Tras dos guerras los orcos fueron derrotados. Aquellos orcos que no murieron fueron apresados y llevados a campos de internamiento.

Pero un joven esclavo llamado Thrall consiguió escapar y unirse, junto a otros orcos libres, a las fuerza de liberación del Jefe de Guerra Orgrim Martillo Maldito. Cuando Orgrim cayó en combate, Thrall se convirtió en el nuevo Jefe de Guerra de La Horda, unificando todas las tribus.

Thrall decidió poner tierra de por medio y dirigió a La Horda a través del mar hasta el continente de Kalimdor. En los bosques de Vallefresno, Thrall y su mentor, Grommash Grito Infernal, se enfrentaron a Mannoroth. Al final, Grommash dio su vida para matar al señor del foso y eliminar la maldición de sangre de los orcos por siempre.

Desde ese momento la guerra dejó de ser el eje central de su cultura y se asentaron a lo largo de la costa este de Kalimdor, a la que Thrall llamó Durotar. Allí, los orcos hicieron una tregua con los humanos mientras reconstruyen su cultura chamánica anterior a la posesión demoníaca, empezando así una nueva etapa en la historia de los orcos. En este punto comenzaría la historia de los orcos en el juego online World of Warcraft (WOW), pero esa ya es otra historia.

orco-warcraft-02Sobre su sociedad hay que decir que la ausencia de sed de sangre, provocada por su exposición a la sangre de demonio, provocó una revolución cultural que propició la vuelta a sus orígenes chamánicos, que los ha ido transformando de los orcos brutales y feroces de antaño, a  nobles y honorables, amantes de la tradición y muy respetuosos con su pasado, una raza que ha vuelto a encontrar su verdadera esencia y espíritu. El tiempo de las prácticas crueles de magia demoniaca ya pasó, y han sido sustituidas  por las de la sabiduría y el poder. Para un orco, matar en combate trae honor y gloria. Este concepto de honor supone la base de la sociedad orca. Incluso el nombre de un orco es temporal, una vez que ha conseguido honor para su nombre y para su clan, los ancianos le dan un segundo nombre que sustituye al primero.

En contraste con la época en la que eran controlados por la sangre de los demonios de la Legión Ardiente, ahora para los orcos la reputación personal es lo más importante para su clan. A pesar que muchas razas de la Alianza los vean como seres brutales y salvaje, bajo el liderazgo de Thrall los orcos han formado una compleja sociedad en la que existen innumerables escalafones y razas, unidas por lazos de solidaridad, que nada tiene que envidiar a la de los humanos.

No hay discriminación sexual en la sociedad orca. Las hembras pueden optar a las mismas oportunidades que los machos, asumir posiciones de poder responder a la llamada para la batalla como cualquier miembro masculino. La fuerza (física y mental), el valor, la iniciativa y la independencia son rasgos muy valorados entre los orcos. Se espera que todos los orcos, sin importar sexo o edad, sean valientes, y la debilidad se considera una falta grave. La debilidad de uno contamina al resto y se castiga con la humillación más grande que un orco puede recibir: el exilio.

orco-warcraft-04Todos estos rasgos (valor, tradición, honor, fuerza,…) sin duda sonará a los aficionados a la ciencia ficción en general, y a los trekkies en particular, ya que en el universo Star Trek existe una raza cuya sociedad es casi idéntica a la de estos “nuevos” orcos, y que curiosamente también sufrieron esa transformación de villanos salvajes y crueles a gente de honor y tradición: Los Klingons. ¿Casualidad?  ¿Homenaje? ¿Plagio? Este morlock no tiene datos que avalen ninguna teoría, así que quedaos con vuestra propia interpretación.

orco-warcraft-03

Orco incorrupto

En cuanto a su apariencia física, los orcos tienen un aspecto brutal y un tamaño enorme, pudiendo llegar a medir 2´5 metros, y con un peso de entre 110 y 135 kg. Eso en el caso de los machos, ya que en los orcos encontramos un acusado dimorfismo sexual, es decir, variaciones en la fisonomía externa, como forma, coloración o tamaño, entre machos y hembras. Las hembras son más ligeras, miden un par de palmos menos y caminan totalmente erguidas, mientras los machos caminan encorvados. Los orcos poseen una gran musculatura, principalmente en el torso y los hombros. Su cabello es abundante y muchos se lo dejan crecer libremente, así como la barba, aunque no el bigote ya que en esa zona no les crece el vello.
Como ya comentamos antes, el color de su piel original es el marrón (la de los llamados “orcos incorruptos”), pero según su nivel de corrupción se vuelve verde (son los conocidos como “Orcdom”) y se va aclarando y amarilleando, hasta alcanzar tonos violeta  (en los llamados “orcos viles”). Aunque este proceso es reversible, aquellos orcos que entren en la fase final de corrupción desarrollan mutaciones tales como horribles garras, cuernos, etc. Actualmente, los orcos de la Horda tienen una gran variedad de color de piel que varía desde el verde claro hasta el oliva oscuro pasando por el gris oscuro. Su nivel de corrupción también les hace ganar o perder masa corporal y cuanto mayor corrupción mayor es su tamaño.

El color de sus ojos puede ser azul, marrón, avellana, ámbar, rojos y aquellos bajo la influencia de la sangre de Mannoroth, tienen un brillo rojo característico. Los ojos azules son bastante raros y se consideran un signo indicativo de un destino glorioso, como sucede con Thrall, por ejemplo. Para los otros habitantes de Azeroth, los rasgos faciales de los orcos son monstruosos, muy parecidos a los de los trolls, con grandes mandíbulas, dientes prominentes, dedos con garras, una nariz chata y orejas puntiagudas.

Y hasta aquí nuestro repaso a los orcos de Azeroth.

¿Quieres saber más sobre los orcos de otros mundos?
Pues  acompaña al morlock en este viaje en la próxima entrega de ¡ORCOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: