HABLANDO DE MARVEL COMICS: PERSONAJES MALDITOS (VI)

En nuestra anterior entrega de HABLANDO DE MARVEL COMICS: PERSONAJES MALDITOS, dejamos a nuestro querido Dr. Pym felizmente casado y con su brote de esquizofrenia totalmente superado.
¿Totalmente?

Bueno, dejémoslo en “temporalmente”.

Tras su luna de miel, Jan y Hank (que conservará su identidad de Chaqueta Amarilla), regresan a Los Vengadores. Hank en realidad prefería retomar sus experimentos, pero La Avispa quería volver con ellos y quería que él la acompañara. Pero de nuevo la presión fue excesiva. El trabajo de Hank se resentía y sus proyectos acababan en fracaso una y otra vez. En uno de spersonajes-malditos-hank-pym-09us accesos de ira, cada vez más frecuentes, destrozó su propio laboratorio.

“Me había tragado mi orgullo y aceptado el dinero de Jan. Y ahora, lo malgastaba en cosas que no funcionaban…. ¡Me sentía inútil!”, declararía más tarde en una entrevista.

El Dr. Pym era en esos momentos una auténtica ruina emocional.

Y entonces, volvió Ultron.
Pym cayó bajo el influjo de las máquinas de Ultron, que lo lanzó contra Los Vengadores convertido de nuevo en El Hombre Hormiga.
Lo más trágico es que, tras tanto tiempo sintiéndose a la sombra de sus compañeros más poderosos, tras tantos celos y sentimientos de inferioridad, tras aumentar sus poderes y convertirse en El Hombre Gigante y Goliath, lo que a la larga le provocaría su esquizofrenia,  el Dr. Pym casi les derrota como el Hombre Hormiga, su versión en teoría “más débil”. Su mejor combate y ni siquiera estaba en sus cabales. Así es Hank Pym.

personajes-malditos-hank-pym-07Iron man tuvo que crear una especie de terapia de electroshocks para arreglar el daño causado por Ultron en la mente de Hank, quien, ya recuperado, volvió a ser Chaqueta Amarilla.

Todo empezaba de nuevo.

Entonces el gobierno de los USA ordenó una reorganización de Los Vengadores, un reajuste, ya que con tantos miembros, amigos y asociados, el equipo se había vuelto caótico. El número de miembros en activo se redujo a 7, y Hank no estaba entre los elegidos.
En realidad fue un alivio. Tenía la excusa para retomar sus experimentos. Pero de nuevo su trabajo se convirtió en una pesadilla de fracaso tras fracaso. Peor aún, Jan seguía en Los Vengadores y cada vez se veían menos, por lo que Hank ni siquiera contaba ahora con su apoyo emocional.
Así que cuando el Capitán América usó sus privilegios como miembro fundador para remodelar el grupo y reducirlo a 6 miembros, Hank aprovechó y volvió al grupo oficialmente.
Pero no estaba en las condiciones mentales idóneas. En su primer combate atacó por la espalda a un enemigo que ya no combatía y provocó que se reiniciara el combate, poniendo en peligro su propia vida y la de sus compañeros.

Como presidente de Los Vengadores, y siguiendo lo que establecen sus estatutos, el Capitán América convocó una sesión y le culpó del fallo. Hank, en vez de asumir su error, y dominado por la ira, respondió a las acusaciones con una actitud agresiva y desafiante. Se le suspendió y emplazó a un juicio sumarísimo que podía acarrearle la expulsión.

¿Y qué hizo entonces el buen doctor?¿Se arrepintió? ¿Pidió disculpas y asumió las consecuencias de sus actos?
Pues no. Se le ocurrió algo mejor. Construir un robot indestructible hecho de adamantium para que atacase a sus compañeros. El robot tenía un punto débil que solo Hank conocía, y así podría aparecer en el último momento, derrotarlo, aparecer como el héroe del momento y conseguir el perdón de sus compañeros.

Justo el mismo plan que años más tarde se le ocurriría a Síndrome en la película Los Increíbles (The Incredibles).
¿Puede haber otra manera mejor de terminar de “cagarla” definitivamente?
¡Pues sí, claro que la hay, y el Dr. Pym está doctorado en ello!

Porque el plan es descubierto por La Avispa, y cuando esta intenta razonar con él, la golpea y lanza a su robot contra sus compañeros.

personajes-malditos-hank-pym-08
Y en un “más difícil todavía”, y contra todo pronóstico, el Dr. Pym… ¡La vuelve a “cagar”!
Porque el robot casi acaba con su propia vida y será La Avispa, que conocía el punto débil del robot, quién le acabe salvando.

El Dr. Pym es expulsado de Los Vengadores, y La Avispa se divorciará de él.

Hank parecía haber tocado fondo. O eso pensaba él. Pero para los guionistas, “el fondo” es mucho más profundo de lo que podamos imaginar.

¿Qué más puede pasarle al pobre Dr. Pym?
Si quieres saberlo, no dejes de seguirnos en HABLANDO DE MARVEL COMICS: PERSONAJES MALDITOS.

 

(CONTINUARÁ)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

%d a los bloggers les gusta: