HABLANDO DE MARVEL COMICS: PERSONAJES MALDITOS (V)

En nuestra anterior entrega de HABLANDO DE MARVEL COMICS: PERSONAJES MALDITOS (IV), dejamos a nuestro querido Dr. Pym con todos los ingredientes para ser un triunfador (brillante y reputado científico, superhéroe, miembro fundador de Los Vengadores, novio de una guapa heroína millonaria,…) y un solo defecto, una personalidad acomplejada y emocionalmente inestable. Y los guionistas, por supuesto, iban a agarrarse a ese resquicio para explotar el Talón de Aquiles del buen doctor: su psique.

La tragedia ya había estado presente desde el nacimiento mismo del personaje.  Pym en origen estaba casado con María Trovaya, una disidente política húngara. Confiando en que un pasaporte americano y el nombre de María Pym la encubrirían fueron de luna de miel a Hungría, pero les reconocieron, noquearon a Pym y detuvieron a Trovaya, cuyo cadáver fue hallado en un callejón, como un aviso para otros disidentes. Esta tragedia fue lo que le impulsó a convertirse en Hombre Hormiga, identidad con la que conocería a Janet Van Dyne, hija del profesor Vernon Van Dyne, asesinado a manos de un alienígena criminal con el que contactó, esto hizo que Janet se uniese a Pym y se convirtiese en La Avispa.
Ese pasado trágico parecía ya lejano, y su relación con La Avispa parecía haber ayudado al viudo doctor a seguir adelante.
No mucho tiempo después de la fundación de Los Vengadores, Pym descubriría que podía invertir los efectos de su fórmula y aumentar su tamaño (y su fuerza de forma prodigiosa), además de disminuirlo. Pym dejaba de ser el diminuto Hombre Hormiga para convertirse en el poderoso Hombre Gigante.

personajes-malditos-hank-pym-04Ya no había lugar para los sentimientos de inferioridad frente a sus compañeros. Ahora no solo era el cerebro del equipo, sino que físicamente estaba a la altura de los más fuertes.  Tras un largo período de aventuras con Los Vengadores, Hank y Janet se toman unas merecidas vacaciones.
Esas vacaciones se verán interrumpidas cuando el villano Attuma rapta a La Avispa y Hank pide ayuda a Los Vengadores. Finalmente Hank y La Avispa regresarían al grupo.
Sin embargo, nos enteramos de que la tensión del crecimiento afectaba al metabolismo de su cuerpo, por lo que debía tener cuidado con no sobrepasar los 15 minutos en su estado gigantesco.

¿Un límite de 15 minutos? ¡Demasiado tentador para un guionista!

Efectivamente, combatiendo con El Coleccionista, Pym, ahora bajo el nombre de Goliath, sobrepasó su límite.

La consecuencia es que se quedó estancado en los 3´5 metros de manera permanente., lo que le provocó sus primeros problemas psicológicos.
Pym, en su nueva condición, sufre al principio accesos de ira y pierde con facilidad los estribos, destrozándolo todo o atacando a sus compañeros. Pero luego su ira se torna autocompasión:
“¡Tres metros! ¡Una rareza viviente! ¡Una monstruosidad!”, se quejaba recluido en su habitación. “¡No soy más que un grotesco objeto de lástima! Si bien antes adoraba el amor de Janet Van Dyne…¡No puedo soportar su compasión!”.

Por fortuna para el bueno de Hank, la tortura psicológica no duró demasiado  y consiguió recuperar su capacidad de cambiar de tamaño.
De nuevo la vida sonreía a nuestro héroe.
Pero tanta tranquilidad no es del gusto de los guionistas. Así que dotan a Hank Pym (como veremos en casos sucesivos) de una curiosa tendencia a meter la pata y auto-sabotearse. Al buen doctor no se le ocurre otra cosa que crear un androide a partir de sus propias pautas cerebrales, que se rebelará, evolucionará automáticamente y se convertirá en uno de los mayores enemigos de Los Vengadores (y de la humanidad): Ultron.
personajes-malditos-hank-pym-05Ultron es un androide que quiere destruir todo rastro de vida orgánica de La Tierra, con un cuerpo hecho de adamantium, y que si es destruido, su mente se transfiere automáticamente a un nuevo cuerpo, un modelo cada vez más moderno y mejorado.
Es decir, el doctor crea un psicópata asesino en serie, con un intelecto genial, un cuerpo indestructible e inmortal.
Si es que, cuando Pym mete la pata…
Tras el ataque de Ultron a la mansión de Los Vengadores, Pym se ve acosado de nuevo por su fracaso, su complejo de inferioridad y sufre un brote de esquizofrenia que le lleva a crear una falsa identidad llamada Chaqueta Amarilla.
Pym se cree otra persona, de hecho cree haber matado al auténtico Hank Pym. Chaqueta Amarilla es más extrovertido y más seguro de sí mismo de lo que nunca fue Pym.

personajes-malditos-hank-pym-06Bajo su nueva identidad invade la mansión de Los Vengadores, pelea contra sus compañeros y rapta a La Avispa, a la que propone matrimonio. Sorpresivamente ella acepta, ante el estupor del resto de Vengadores (luego sabremos que ella siempre sospechó que quién era en realidad y que aceptó porque sabía que en su estado normal Hank nunca tendría valor de pedirle matrimonio).
Pero durante la boda son atacados por el Circo del Crimen. Durante la lucha Chaqueta Amarilla comenzó a crecer, rebelando así ante todos quién era y de paso recuperando su auténtica identidad, poniendo así fin a su (primer) brote psicótico.
Finalmente se casaron y Pym se estabilizó en su verdadera personalidad.

Pero…¿Por cuánto tiempo?

Descúbrelo en la siguiente entrega de… HABLANDO DE MARVEL COMICS: PERSONAJES MALDITOS

(CONTINUARÁ)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *