EN LA SUPERFICIE: UN MORLOCK EN EL MANGAFEST DE SEVILLA

El pasado viernes el Morlock tomó uno de los túneles que comunican su guarida subterránea con la superficie para emerger en Sevilla, con el objetivo de visitar el Mangafest 2014, un evento que en tan solo dos ediciones ya se había hecho un hueco en el calendario de los aficionados al manga, y cuya tercera edición se celebró los días 21, 22 y 23.

En-la-superficie-mangafest-2014-14

Como ya decimos, llegamos el viernes, jornada que de antemano suponíamos tranquila, ya que el día fuerte de estos eventos es el sábado, pero que nos permitía evitar posibles agobios y realizar nuestro cometido con mayor comodidad.
Llegábamos un poco a ciegas, ya que la información sobre las actividades del Mangafest era más bien inexistente. Pero bueno, pensamos que ya dentro encontraríamos un díptico o una hojita informativa donde nos indicaran el programa del día, así como un mapa donde reflejaran las distintas zonas del evento (talleres, videojuegos, tiendas, artesanos, etc).

En-la-superficie-mangafest-2014-01

Las primeras impresiones son muy importantes, porque solo se tiene una oportunidad de causar una buena “primera impresión”. Y nuestra primera impresión fue ver expositores a medio montar justo a la entrada del recinto. “Bueno, es un error, pero nada grave. Les ha pillado el toro, un pequeño fallo de organización sin más importancia”, pensamos.

En-la-superficie-mangafest-2014-02

Y así entramos en zona habilitada para el Mangafest. Y nuestra segunda “primera impresión” fue: “¿Pero qué ha pasado aquí? ¿Dónde está el Mangafest?”.

En-la-superficie-mangafest-2014-03

Si entre la primera y la segunda edición del Mangafest ya se notó un descenso en la cantidad y calidad de las actividades que se ofertaban, entre la segunda y ésta tercera edición el descenso en la inversión era palpable.
Lo primero que llamaba la atención era que el Mangafest era realmente pequeño.
Menos tiendas que en la edición anterior y menos espacio para los talleres. Prácticamente la mitad del espacio lo ocupaba la zona de videojuegos, que era la zona más visitada.Y no es que fuera precisamente una maravilla. Una exposición retro de consolas de “solo mirar”; una zona de arcade de 8 o 9 máquinas; una zona de consolas (Wii, PS3, Xbox, etc) en la que echamos de menos los últimos modelos de consola, como la PS4 o Xbox One; un stand de Cash Converter para la compra y venta de juegos de segunda mano (divertido ¿eh?); zona de PC,…

En-la-superficie-mangafest-2014-04En-la-superficie-mangafest-2014-13
También había juegos de mesa y otras actividades, como cursos de japonés, o cursos de cocina, pero todos llenos debido a la reducción del espacio que comentábamos arriba, y que, hablando con algunos miembros de las asociaciones que las organizaban, nos confirmaban con gesto de disgusto, además de quejarse del hecho evidente de que el ensordecedor sonido ambiente dificultaba mucho llevar a cabo sus actividades.

En-la-superficie-mangafest-2014-11En-la-superficie-mangafest-2014-10En-la-superficie-mangafest-2014-09

El principal problema del Mangafest fue que realmente no había nada que hacer, salvo deambular por las tiendas, de las cuales un tercio podían ser interesantes y las demás eran básicamente de camisetas “piratillas”, es decir, sin productos oficiales.

En-la-superficie-mangafest-2014-06

Los artesanos

Particularmente triste fue ver un pequeño stand con dos chicas sentada dentro y que no se sabía qué hacían ahí ¿Un stand de información, quizás? Pues no, eran dos cosplayers internacionales invitadas que habían venido desde Italia, a las que habían habilitado un stand para firmar. El problema es que su presencia no estaba anunciada en ningún sitio, y estaban colocadas en un rincón de espaldas a la entrada y de cara a la pared en la que se habían situado a los artesanos, y sin nadie de la organización que las atendiera. “Al menos las han puesto juntas para que se hagan compañía”, pensé.

En-la-superficie-mangafest-2014-12

Las cosplayers abandonadas

Y hablando de información… ¿Los dípticos informativos de los que os hablaba arriba? Ni rastro. Eso sí, el plano de situación no lo echamos en falta, porque con un simple vistazo veías el salón entero de punta a punta, perderse era imposible.

Una hora más tarde hubierais podido ver a este morlock dar su enésima vuelta a la zona de las tiendas, aburrido y con ganas de enfilar la puerta.

Y os preguntaréis, “¿Es que no había nada bueno en el Mangafest?”.
Pues sí, hubo algo impecable: el público.

Ese público fiel que siempre responde, esos chicos y chicas que gastan mucho tiempo y no poco dinero en su cosplay y que siempre están dispuestos a posar para una foto.

En-la-superficie-mangafest-2014-08

Incluso nos llevamos la sorpresa de encontrarnos allí a Antonio Ruíz, autor del cómic Piratas del Jengibre, vendiendo y promocionando con ahínco y simpatía su obra, un comic autoeditado, y cuyo esfuerzo, como el de todos los jóvenes autores que luchan por abrirse hueco en el mundillo del comic nacional, merece nuestro aplauso y todo nuestro respeto.

En-la-superficie-mangafest-2014-07

Así, sin más que hacer, enfilamos la puerta con la impresión de que, o mucho cambia la cosa, o, al ritmo en que ha decaído este salón de su primera edición a esta tercera, dudamos que haya una cuarta edición del Mangafest, al menos no en este recinto, que si bien se quedó pequeño para el público, se quedó enorme para lo que había montado.Tal vez sería el momento de que la organización se planteara abandonar este formato y hacer algo más pequeño que un salón, unas jornadas o algo que al menos les quede más digno. Aunque solo sea por respeto a todos esos chicos y chicas que pagan la entrada y que deberían ser la razón última para que estos eventos existan.

Y camino de la salida aún tuvimos tiempo de ver una acalorada discusión entre la gente uno de los stands de comida y alguien de la organización porque se habían quedado sin electricidad. “Nuestra primera impresión fue una exposición sin terminar y la última es una tienda sin luz”, pensé. A veces la realidad es muy terca cuando quiere abrirnos los ojos.

EPÍLOGO

Nuestra decepcionante visita al Mangafest fue el viernes, afortunadamente. Visto lo ocurrido al día siguiente, el sábado, creemos que es de justicia dedicarle un pequeño análisis.

Para lo que aún no os hayáis enterado, que lo dudo, el sábado fue un caos absoluto. Se habla de unas cuatro mil personas que se quedaron sin poder entrar al recinto después de hasta 5 horas de espera, y de gente que si salía ya no podía volver a entrar pese a llevar su sello correspondiente. Aún no está claro si por un fallo grave de organización o posiblemente por poner a la venta más entradas de las que podía soportar el aforo del recinto, aforo que se comenta en los medios que superó en varias veces su capacidad (algunos hablan de la venta de 24.000 entradas para un aforo de 4.000), con el consiguiente desalojo por parte de la policía. Por su parte FACUA ha pedido a la Secretaría General de Consumo que investigue las irregularidad del Mangafest, y ha anunciado a través de su página de Facebook, que denunciará a los organizadores del evento y que espera que la Junta de Andalucía abra un expediente sancionador. Incluso la Junta de Andalucía, en su página Consumo Responde, ha creado un aviso para afectados por el Mangafest, que podéis ver pinchando AQUÍ.
Por su parte los afectados por Mangafest han creado un grupo en Twitter , que podéis visitar pinchando AQUÍ.
Una auténtica vergüenza y sobre todo, algo muy peligroso como sabréis. No creemos necesario recordaros las trágicas consecuencias de meter más aforo del permitido en un recinto cerrado.

En-la-superficie-mangafest-2014-15En-la-superficie-mangafest-2014-16

A continuación os dejamos los enlaces a los diversos medios que han recogido la noticia (solo tenéis que hacer clic sobre el nombre del medio), para que podáis sacar vuestras propias conclusiones, las nuestras ya las conocéis.

ABC

20minutos

La Información

Tele 5

Diario de Sevilla

Europa Press

CUATRO

FACUA

Y por último os dejamos algunos de los muchos vídeos que podéis encontrar en youtube y que os servirán para haceros una idea de lo sucedido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *