HABLANDO DE MARVEL COMICS: ¡VENGADORES RECOGIDOS!

Estaba el viejo Morlock hojeando antiguos números de MARVEL COMICS cuando se le ocurrió recoger en su diario sus reflexiones inconexas y sus recuerdos borrosos –pues como sabréis el Morlock procede de vuestro futuro, allá por el año 802.701- bajo el epígrafe HABLANDO DE MARVEL COMICS: ¡VENGADORES RECOGIDOS!.
Y no, ni habéis leído mal ni el Morlock se ha equivocado al escribir el famoso grito de batalla de Los Vengadores. Hoy en HABLANDO DE MARVEL COMICS: ¡VENGADORES RECOGIDOS! hablaremos de cuando para ser Vengador había que currárselo durante años y de cómo luego les faltó poco para poner a Jarvis en la puerta de la mansión a regalar invitaciones.

Hizo falta una amenaza como Loki para unir a los héroes más poderosos del mundo en su contra. Thor, Iron man, La Avispa, El Hombre Hormiga y Hulk, -que luego sería reemplazado por el Capitán América-  representaban lo mejor de los héroes MARVEL. Porque eso eran Los Vengadores, una élite, los héroes más poderosos, los más admirados, los mejores entre los mejores. Y durante años formaron un club exclusivo con el cártel de “solo socios” en la puerta. En los primeros años de la colección les vimos compartir aventuras con otros héroes, algunos, como Hércules,  El Caballero Negro o La Viuda Negra, convertidos en secundarios de lujo, pero incluso estos tardaron años en ser admitidos en sus filas como miembros de pleno derecho, porque para ser vengador había que haber demostrado sobradamente la valía y además ser propuesto por uno de los miembros fundadores.

Esta dinámica continuó así durante bastante tiempo, las nuevas incorporaciones  iban precedidas de un tiempo prudencial de colaboración con el grupo antes de ser admitidos, y cada vez que se anunciaba una nueva formación del equipo los aficionados hacía cábalas sobre quiénes serían los nuevos miembros. Ojo de halcón, Pantera Negra, La Viuda Negra, Mercurio, La Bruja Escarlata, La visión, El Hombre Maravilla, La Bestia, Ms Marvel….Los Vengadores fueron abriendo sus puertas, poco a poco, a un relevo de sus héroes, situándose en una postura intermedia entre los 4 Fantásticos, que al ser familia solo aceptaban en sus filas a sustitutos temporales de algunos de sus miembros mientras este regresaba–Thundra, Tygra, Hulka,…-  y los X-Men (la Patrulla-X de siempre), que de ser también un grupo estable y reconocible pasaron a pedir como único requisito para entrar en sus filas el ser mutante, llegando a admitir a recién llegados (como Bishop), villanos (Pícara o Emma Frost) e incluso asesinos (Magneto o Médula).
Pero llegaron los 90. La industria del cómic dejó de estar en manos de los profesionales para pasar a las de empresarios que solo entendían de beneficios, y se entra en una vorágine  sin sentido cuyo fin es exprimir al máximo el bolsillo de los lectores. Es la época de los crossovers y mega sagas que obligaban a comprar una docena de títulos para poder seguir la trama –por lo general terriblemente mala ya que obligaban a los autores a dejar aparcadas durante varios números sus propias tramas para meter con calzador un par de números de la mega saga de turno-; del reinicio de series clásicas para vender los nuevos nº1; de hundir a la competencia a base de saturar el mercado sacando más y más series –cuatro de Spiderman, tres de los X-Men, dos de Los Vengadores, además de colecciones propias y miniseries para cada uno de los personajes e incluso para personajes de nueva creación-; de las portadas múltiples, portadas alternativas, portadas holográficas, ediciones especiales, ediciones de coleccionista…lo que fuera para que el lector se comprara varios ejemplares del mismo número….para finalmente terminar de destruir a sus personajes más emblemáticos para rehacerlos desde cero en esa gigantesca abominación que fue “Heroes reborn”

Recuerdo del día en que el Morlock llamó a la puerta de la mansión de Los Vengadores para preguntar si podía usar el baño y salió como miembro en activo.

Ya sabemos cómo acabó todo, mataron a la gallina de los huevos de oro y esta entonces implosionó y creó un agujero negro que casi se traga la industria entera. La industria se salvó, pero aún se está recuperando del desastre que provocaron.
Y en medio de ese desastre Los Vengadores fueros arrastrados y zarandeados hasta límites insospechados. En la búsqueda de un golpe de efecto que aumente las ventas se suceden las “grandes ideas” que caen sobre los personajes como las plagas de Egipto: Thor se vuelve humano y se lía con su archienemiga La Encantadora; la Avispa se convierte en una mariposa gigante; Hércules se vuelve humano y cambia de personalidad para convertirse en un forzudo con melenas sin más; Iron man en ahora un adolescente; el Capitán América es sustituido por el gobierno por una especie de supermatón fascistoide que después sería el USAgente; Hulk es listo, luego tonto, luego salvaje, luego gris, luego son dos……
Y por supuesto ahora las puertas de la mansión están abiertas de par en par para admitir nuevos miembros. Entran a formar parte de Los Vengadores personajes como Grito de Muerte, una adolescente Shi´ar cuyo único mérito es estrellar su nave frente a los Vengadores y cuyos poderes son…las habilidades normales de cualquier Shi´ar -lo que indica que si el que se estrella es un Skrull o un eslizoide del Nido también habría sido admitido en Los Vengadores-; El Hombre Demolición, que ayudó al Capitán América en la colección de éste, gran mérito si tenemos en cuenta que apenas quedan héroes que no hayan luchado en alguna ocasión codo con codo con el Capitán América; El Espadachín y su novia Magdalene cuyo mérito es que….eeeeh…son de otra realidad….y….bueno, ya está; El Hombre de Arena que…emmm… se reformó y es amigo de La Cosa; Madam Máscara que…es novia de Iron man…y claro Namor dice que entonces su mujer, Marrina, pues que también entra…. ; tenemos a Manta Raya cuyo mérito es…que les alquiló la Hidrobase durante una temporada; y ya por último gente como Darkhawk o El Hombre Máquina que sinceramente el Morlock ignora cuándo, cómo y porqué entraron a formar parte de Los Vengadores.

De la mano de Kurt Busiek y George Pérez esta tendencia se recondujo y ambos autores recuperaron el esplendor de las historias antaño. Aunque luego llegó Bendis, destruyó los Vengadores sin mucho sentido, creó unos nuevos con aún menos sentido y…..bueno, esa es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: