HABLANDO DE MARVEL COMICS: PERSONAJES MALDITOS

Hoy en HABLANDO DE MARVEL COMICS: PERSONAJES MALDITOS comenzamos un repaso por lo personajes más desgraciados de MARVEL COMICS.
Una de las señas de identidad de MARVEL COMICS, y también uno de sus lemas más clásicos, ha sido la de “reflejar el mundo que hay al otro lado de la ventana”. Para ello desde sus comienzos dotaron a sus personajes de debilidades humanas y les hicieron enfrentarse a dificultades y problemas cotidianos que les acercaban al lector. El ejemplo más evidente es Spiderman, o mejor dicho, su alter ego Peter Parker. Empollón, víctima de acoso escolar, negado en sus relaciones con las chicas, siempre con problemas de liquidez, y con una tía que día sí, día no, estaba al borde del infarto.
Hay otros ejemplos, pero en este caso nos interesan más los casos extremos, esos personajes  a los que los guionistas, quien sabe si por odio o antipatía o por un perverso y retorcido sentido del humor, parecen haber condenado a vivir en una pesadilla constante.
Acompaña al Morlock en esta visita guiada a través de esta colección de personajes malditos que hoy nos lleva a conocer a…..WOLFSBANE.

 

dias-del-futuro-pasivo-personajes-malditos-loba-venenosa-02La historia de Rahne Sinclaire (alias Wolfsbane, Loba Venenosa en España) empezó torcida desde su nacimiento. Rahne es hija ilegítima (y no reconocida) de un reverendo presbiteriano y una prostituta que falleció en el parto. Fue criada por su padre, el reverendo Craig, en un ambiente de fanatismo religioso y culpabilidad, en el que constantemente se le recordaba que su propia existencia era fruto del pecado, causa del fallecimiento de su madre por castigo divino.  Rahne creció desarrollando una personalidad tímida e introvertida. La única persona que le dedicó afecto y amor fue la Doctora Moira MacTaggert, que había detectado al ayudarla a nacer una anomalía en su ADN que la señalaba como una mutante. A la edad de catorce años, Rahne desarrolló el poder mutante de transformarse en loba. Su primera transformación fue presenciada por el reverendo Craig, que lo consideró un síntoma de posesión diabólica, el diablo que según él siempre tuvo en su interior, y la persiguió con una muchedumbre enfurecida. Rahne se encontró con Moira que la protegió y se convirtió en su guardiana legal, llevándola a la escuela para mutantes del Profesor Charles Xavier en Estados Unidos. Allí, Rahne se convirtió en la segunda recluta de los Nuevos Mutantes, la versión adolescente de los X-Men, con el nombre código de Wolfsbane.
Ya en los Nuevos Mutantes, Wolfsbane se sentirá atraída por su compañero Sam Guthrie, Bala de Cañón, pero su educación religiosa le hacía ver esa atracción como algo pecaminoso. Este sentimiento de culpa será una constante en sus relaciones sentimentales. Cuando los Nuevos Mutantes fueron capturados por la Encantadora bajo las órdenes de Loki y llevados a Asgard, Rahne conoció al Lobo Príncipe Hrimhari, con la capacidad de adquirir forma humanoide. Ambos se enamoraron, pero terminaron por separarse cuando el equipo regresó a La Tierra. Más adelante, Wolfsbane comenzó una relación con su compañero Cifra, que acabó abruptamente cuando este sacrificó su vida por ella. Rahne cayó en la depresión,  culpándose de la muerte del joven. Posteriormente volvería a enamorarse, esta vez de su compañero Rictor, aunque su timidez no le dejó ir más allá de un beso.
Poco después fue capturada por los Magistrados de Genosha y Wolfsbane fue modificada genéticamente, por orden de Cameron Hodge, para convertirse en una esclava mutada sin mente, logrando transformarse aumentando sus proporciones drásticamente. Afortunadamente el proceso era  reversible y Tormenta restauró parcialmente su personalidad. Wolfsbane descubrió que no podía recuperar su forma humana sin volver a convertirse en una mutada sin mente, mientras que su forma lupina era más fuerte y más difícil de controlar. También había sido programada para tener un vínculo con el mutante Kaos, que había sido manipulado para ser un magistrado brevemente. Por ello, Wolfsbane decidió quedarse con él para ayudar en la reconstrucción de Genosha, y los Nuevos Mutantes partieron sin ella, quedando Rictor desconsolado. Semanas más tarde, Val Cooper le pidió a Kaos que liderara el equipo gubernamental Factor-X. Wolfsbane se unió al equipo junto a Polaris, Madrox el Hombre Múltiple, Fortachón y Mercurio. Sin embargo su vínculo con Kaos provocó que Wolfsbane desarrollara hostilidad contra su novia Polaris. En una misión en Trans-Sabal, Wolfsbane perdió el control y mató a un hombre que apuñaló a una mujer que la ayudaba. Preocupada por su condicionamiento, Wolfsbane le pidió a Moira que intentara anularlo, pero descubrió que no podía mantenerse alejada de Kaos en la Isla Muir para someterse al tratamiento. Poco después, la mutante Refugio uso sus poderes sanadores para restaurar a Wolfsbane completamente.
Parecía que la pobre Rahne tendría ahora un pequeño respiro… ¿O no?
Descúbrelo en la próxima entrega de HABLANDO DE MARVEL COMICS: PERSONAJES MALDITOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *