Blacksad, cine negro hecho viñetas

Empezaban los 90 cuando el dibujante granadino Juanjo Guarnido se trasladaba a Madrid, donde conocería al también dibujante y guionista madrileño Juan Díaz Canales. Díaz Canales le enseñaría un proyecto de cómic que tenía en mente con un gato detective como protagonista y Guarnido se ofrecería a dibujarlo. Pero al ver el dibujo de Guarnido, Díaz Canales tuvo claro que tenía que cambiar la historia y el tono infantil de su historia. Ese dibujo merecía un enfoque serio y adulto. Sin embargo, el proyecto quedaría postergado casi una década.

A finales del año 2000, y tras presentar el proyecto a varios editores,  la editorial francesa Dargaud publicaba el álbum “Blacksad 1. Quelque part entre les ombres”, titulado “Blacksad 1. Un lugar entre las sombras” en España y publicado por Norma Editorial.

Poco hacía sospechar que cinto álbumes más tarde la serie se habría traducido a 20 idiomas, habría vendido más de dos millones de copias y se habría hecho acreedor de los más importantes premios de la industria, acumulando 4 Premios Eisner, 1 Premio Harvey, 2 Premios de Angoulême, Y numerosos premios de festivales como el Salón del Cómic de Barcelona o la Expocómic de Madrid, además del Premio Nacional del Cómic en 2014.

Pero ¿­Qué es “Blacksad”?

“Blacksad” es un comic ambientado en los Estados Unidos de los años 50 y enmarcado dentro de lo que en el mundo del cine se conoce como cine policiaco, género negro o film noir. El protagonista, el investigador privado John Blacksad, una especie de Phillip Marlowe, aunque más dotado en el uso de las armas y más capaz en el combate físico, es el típico estereotipo de este tipo de personajes. Vestido con gabardina y fumador, Blacksad es un tipo atractivo, que tiene gran éxito con las mujeres pero que, aunque es un conquistador, en su relación con las mujeres no hay ese perfil canalla de otros personajes similares para los que las mujeres son meros pasatiempos, sino que en el fondo es un romántico, y que, aunque se mueve en ambientes criminales y es capaz de acciones cuestionables, tiene un toque de nobleza, un código de honor, y un punto de perdedor. Blacksad es un buen tipo, duro pero vulnerable, y con sentido del humor.

En “Blacksad”, sobre todo en el primer tomo, encontramos todos los estereotipos del género. Encontraremos ambientaciones clásicas como billares, combates de boxeo y tugurios de los bajos fondos, en los que encontramos mujeres fatales, tipos duros, soplones, matones a sueldo, policías y asesinos, y donde casi todos los personajes fuman. Incluso los cuadros de texto hacen la función de trasladarnos los pensamientos del protagonista, como la voz en off en el cine policiaco clásico.

PeroBlacksad” tiene una particularidad: está protagonizado por animales antropomorfos, y el protagonista, John Blacksad, es un gato negro.

Sin embargo no dejéis que este detalle os engañe. “Blacksad” no es un cómic para niños, es un cómic adulto, con su buena dosis de la violencia y hasta de sexo, como demanda el género negro. Además, el tema de usar animales sirve a los autores para darnos pistas, a veces nada sutiles, de la personalidad o profesión de los distintos personajes que encontramos, ya que se suele utilizar a determinadas especias animales para roles concretos: los policías son perros, los guardaespaldas son gorilas, osos o rinocerontes, los asesinos de sangre fría son reptiles, y las ratas son soplones y delincuentes comunes, el típico “ratero”.

Y si el guión del primer volumen es un estereotipo del género, en los siguientes álbumes Díaz Canales, a medida que le toma el pulso al personaje explorará nuevas ambientaciones y situaciones, e irán apareciendo nuevos personajes recurrentes.

El dibujo de Juanjo Guarnido es sencillamente espectacular, y no es casualidad que haya sido premiado con dos premios Eisner y un premio de Angoulême (entre otros galardones) por su arte. En el dibujo de Guarnido se mezcla el dinamismo del comic-book americano con el detallismo del comic franco-belga (Guarnido utiliza fotos reales como referencia para reflejar con todo lujo de detalles las calles, los coches y la ropa de la América de los 50) y una gran influencia de la estética Disney, sobretodo en la expresividad de los personajes, algo lógico ya que en 1993 se trasladó a París para trabajar para Walt Disney Studios en Montreuil.

Por si esto fuera poco, las acuarelas de Guarnido y la paleta de colores utilizada para generar distintos ambientes nos sumergen completamente en la historia y dotan al dibujo de un gran realismo. Así, mientras que los colores del primer volumen son más oscuros y ocres, dándoles un ambiente noir, en posteriores álbumes, con diferente ambientación, la paleta de color se vuelve más variada y colorida, incluyendo azules, amarillos o verdes.

Además, los encuadres utilizados por el dibujante son muy cinematográficos, con muchos picados, contrapicados y planos detalles, muy utilizados en el cine negro.

En resumen, “Blacksad” una auténtica obra de arte, imprescindible para los amantes de los buenos cómics, de las buenas historias y del buen cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *