PELÍCULAS QUE NUNCA EXISTIERON: EL SEÑOR DE LOS ANILLOS (III)

Hoy en PELÍCULAS QUE NUNCA EXISTIERON: EL SEÑOR DE LOS ANILLOS (III), continuamos revisando los intentos fallidos de llevar a la gran pantalla la gran obra de J.R.R.Tolkien.

Tras el fracaso del bizarro proyecto de Stanley Kubrick y The Beatles, J.R.R. Tolkien tenía serias (y fundadas) dudas de la idoneidad de su obra para ser llevada al cine. Pero como ya vimos en nuestra anterior entrega, Tolkien había vendido en 1969 a United Artist los derechos cinematográficos y de merchandising de El Señor de los Anillos por un poco más de 104.000 $.

películas-que-nunca-existieron-el-señor-de-los-anillos-III-01

John Boorrman

En 1970, los estudios contactan con John Boorman para ofrecerle el proyecto. John Boorman sería más tarde conocido por dirigir Excalibur y La Selva Esmeralda (The Emerald Forest).
Junto a su colaborador Rospo Pallenberg, Boorman condensó la obra en un guión de dos horas y media que, a su juicio, era fresco, cinematográfico y conservaba el espíritu que Tolkien había infundido a la obra. Según el propio Boorman, Tolkien y él intercambiaron cartas en las que el autor se interesaba por el proyecto y se mostraba satisfecho de saber que sería una película en imagen real.
Sin embargo, para cuando Boorman finaliza su guión, el directivo que se había puesto en contacto con él para ofrecerle el proyecto, ya había abandonado United Artist, y la nueva administración no estaban familiarizados con el libro. Para algunos el guión de Boorman era su primer contacto con el mundo creado por Tolkien y se mostraban desconcertados, por lo que rechazaron el guión.
Boorman intentó llevar el guión a otros estudios, como Disney, pero sin suerte.

películas-que-nunca-existieron-el-señor-de-los-anillos-III-02

“Excalibur” de Boorman, una auténtica obra de culto

Finalmente Boorman utilizaría algunas partes en otros proyectos, sobre todo en Excalibur, en 1981.
En una entrevista, Ralph Bakshi, que más tarde haría su propia versión animada (aunque inconclusa) de El Señor de los Anillos, se refirió al proyecto de Boorman y dijo que, según algunos directivos, Boorman les entregó un guión de unas 700 páginas y que no entendieron ni una palabra porque no habían leído el libro, pero que incluso si lo hubieran hecho no habría servido de nada, ya que Boorman hizo una adaptación demasiado libre de la obra.

O dicho de otro modo, el guión solo se basaba vagamente en la obra de Tolkien y Boorman hizo uso en exceso de su propia creatividad.

Y considerando la reacción de Tolkien ante el guión de Morton Grady Zimmerman, en 1956 (ver nuestra primera entrega), era imposible que hubiera aceptado el guión de Boorman. Tolkien aún vivía y, como él mismo insiste en su introducción a la primera edición americana  de bolsillo de El Señor de los Anillos, se debe mostrar, al menos, una cierta cortesía con los autores vivos.

películas-que-nunca-existieron-el-señor-de-los-anillos-III-05

J.R.R. Tolkien

Y es que el guión de Boorman contenía cambios tan pintorescos como los siguientes:

-Muchas situaciones se sexualizaban, como en la escena en la que Aragorn cura a Eowyn, donde se describía el encuentro con una gran carga sexual y tras la cual mantienen relaciones y se casan a continuación. ¿Y donde quedaba Arwen en esta historia? Pues Arwen era una elfa de sólo 13 años sin ninguna relación con el montaraz.

-Para resolver el acertijo de la Puerta de Moria, Gandalf enterraba a Gimli, realizando un ritual primitivo de renacimiento, y lo golpeaba e insulta hasta que recupera recuerdos olvidados, entre ellos las antiguas contraseñas de los enanos.

Galadriel seducía a Frodo en Lorien antes de mirar en el espejo y el hobbit caía rendido ante sus encantos.

-Los Nazgûl montaban caballos sin piel.

– Personajes, eventos, lugares y tramas se cambian libremente sin tener en cuenta la intención original de Tolkien. Muchos personajes desaparecían, otros nuevos aparecían, y los dos últimos libros que forman la trilogía de El Señor de los Anillos, Las dos Torres y El Retorno del Rey se trataban con menos extensión que La Comunidad del Anillo.

-Después de la destrucción de los Espectros del Anillo en  Bruinen, Frodo es llevado al palacio brillante de Rivendel , donde en un vasto anfiteatro lleno de elfos cantando, es colocado desnudo en una mesa de cristal y cubierta con hojas verdes. Arwen   elimina quirúrgicamente el fragmento de la Espada de Morgul del hombro del hobbit, usando un cuchillo al rojo vivo,  mientras Gimli y Boromir, bajo el influjo del anillo, intentan matarlos y Gandalf se interpone y les desafía a que traten de coger el anillo.

Pero, pese a estos cambios, sería injusto no darle a Boorman el mérito que le corresponde, ya que el guión, aunque no es en absoluto una adaptación de la obra de Tolkien, tiene momentos de gran genialidad.
Por ejemplo, en la parte del Concilio de Elrond, que en el libro de Tolkien es una escena bastante sobria (y tal vez demasiado larga y lenta), en la versión de Boorman se convierte en una representación medieval que combina elementos de la ópera rock, espectáculos circenses, e incluso de teatro kabuki, en el que se narra toda la historia de los anillos de manera espectacular y muy visual y cinematográficamente efectiva.
Pero, definitivamente, no era El Señor de los Anillos de Tolkien, y ahí radicaba el problema.

películas-que-nunca-existieron-el-señor-de-los-anillos-III-04

El mago y el futuro rey

Finalmente Boorman encontró la manera de encauzar su gran creatividad en su proyecto Excalibur, donde pudo trabajar con personajes como Merlín, Arturo o Morgana le Fay con mayor libertad que con Gandalf, Aragorn o Galadriel.

(CONTINUARÁ)

 

1 Comentario
  1. Hace 7 meses
    JoakinMar

    Casi mejor lo que hizo en Excalibur, para que engañarnos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *