PELÍCULAS QUE NUNCA EXISTIERON: BUENOS PRESAGIOS

Hoy en PELÍCULAS QUE NUNCA EXISTIERON: BUENOS PRESAGIOS, hablaremos sobre un proyecto cinematográfico relacionado con dos nombres que ya han aparecido en este blog: Neil Gaiman, de quien ya hablamos al tratar el caso de The Sandman, y Terry Pratchett, creador de la saga del Mundodisco (Discworld), y cuya novela El color de la Magia, ya hemos reseñado en este blog.
Debemos remontarnos a 1990, fecha en la que se publicaba esta novela, escrita a dos manos entre Gaiman y Pratchett. Buenos Presagios (Good Omens) es una comedia apocalíptica con un negro sentido del humor, que nos narra como el demonio Crowley y el ángel Azirafel, que tras milenios viviendo en la Tierra se han hecho amigos, intentan evitar el Apocalipsis porque se han acostumbrado a su vida entre mortales (y a los libros, la televisión, el Rock, los helados, el café, etc) y la perspectiva de una eternidad insulsa y aburridamente angelical (si gana el bando del cielo) o de horror y torturas demoniacas (si gana el bando del infierno), no les resulta nada atractiva.peliculas-que-nunca-existieron-buenos-presagios-02
El Anticristo, los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, la Atlántida, brujas y cazadores de brujas, tibetanos y hasta extraterrestres se mezclan en una novela brillante (que esperamos reseñar pronto).
Pero volvamos al tema que nos ocupa, que no es otro que su adaptación al cine.
La primera noticia que tenemos del proyecto se remonta a diciembre de 1999, cuando el ex Monty Python y director de cine, Terry Gilliam (Los héroes del tiempo, Doce monos, Brazil, Las aventuras del Barón Munchausen, El rey pescador, Miedo y asco en Las Vegas, El Secreto de Los Hermanos Grimm, El imaginario del Doctor Parnassus), daba la primicia en Aint-It-Cool-News del inminente acuerdo para comenzar el proyecto, que empezaría a  cuando acabara el rodaje de su siguiente proyecto,  The Man Who Killed Quixote.
Gillian contaba con el beneplácito de Pratchett y de Gaiman, quien declaró:

“Creo que Terry Gilliam es el director perfecto para Buenos Presagios en todos los sentidos, y yo he sido un gran fan suyo desde Jabberwocky”.
También se desvelaba que el guión sería escrito por Tony Grisoni (Miedo y asco en Las Vegas), que sería producida por Peter Samuelson, Marc Samuelson y Charles Roven, y que estaba en negociaciones con varios estudios.
En febrero de ese mismo año se anunciaba que Terry Gilliam y Tony Grisoni abandonaban el proyecto al no haber conseguido firmar un acuerdo firme para hacer la película, por lo que decidían no seguir adelante en esa etapa de desarrollo del guión.
Sin embargo en agosto, Terry Gilliam hablaba para IGN FilmForce y afirmaba haber firmado un acuerdo con una empresa británica, Renaissance Films, para desarrollar un guión de Buenos Presagios, que dirigiría tras terminar The Man Who Killed Quixote.peliculas-que-nunca-existieron-buenos-presagios-04

Y en octubre, Screen International informaba de que en el catálogo de proyectos de Renaissance Films ya aparece incluido el proyecto de Gilliam.
Según el informe, Renaissance Films ya habría puesto 50 millones de dólares y sería una co-producción con la estadounidense Atlas Entertainment.
La intención era estrenarla en el Reino Unido en 2001.

En enero de 2001, Gilliam declaraba que Tony Grisoni y él ya tenían terminado el primer borrador del guión, aunque en marzo se quejaba en su blog de las dificultades para adaptar la novela a una película de 2 horas de duración de esta forma tan elocuente:
“You can report that Good Omens is proving to be FUCKING difficult to reduce to the FUCKING SHIT ASS limitations of a two FUCKING hour film.”

Pese a las dificultades, Gilliam anunciaba en mayo que el guión estaba prácticamente listo y que se podía empezar la pre-producción, y en noviembre declaraba a Reel.com que tenían prácticamente firmados a dos grandes actores como protagonistas y que estaban buscando financiación para completar el presupuesto de la película.

En noviembre de ese año, el Chicago Sun-Times revelaba la exclusiva que los actores de los que hablaba Gilliam eran Joseph Fiennes y Christopher Lambert, que interpretarían al demonio Crowley y al ángel Azirafel. Sin embargo, Neil Gaiman refutaría el artículo poco después en su página web.

peliculas-que-nunca-existieron-buenos-presagios-01Ya en enero de 2002, John Nefastis publicaba en Aint-It-Cool-News una charla que había tenido con Gilliam y Gaiman, en la cual le habían revelado nuevos datos dsobre el proyecto. Según Nefastis, Gilliam le había dicho que esperaba empezar el rodaje en abril, y que habían estado re-escribiendo el guión para adaptarlo a dos horas de metraje, y que habían tenido que reducir el presupuesto. Según Nefastis, Neil Gaiman dijo sobre el guión: ‘Bueno, él entiende el libro y sabe cómo hacerlo mejor que yo. “
Gaiman también le contó la terrible experiencia que tuvieron él y Pratchett la primera vez que fueron a Hollywood y que pensaban que Buenos Presagios nunca se haría, hasta que conocieron a Gilliam y vieron lo involucrado que estaba en la película.

En febrero, Variety revelaba que los papeles protagonistas se habían ofrecido a Johnny Depp y Robin Williams (Depp como Crowley y Williams como Azirafel).
En marzo, Neil Gaiman publicaba una aclaración en su página web:
“Alguien me preguntó si sabía algo acerca de los rumores de que la película Buenos presagios había colapsado. No que yo sepa. Han estado teniendo problemas para reunir el dinero (65 millones más) desde hace algún tiempo, y la última vez que vi a Terry Gilliam, mencionó que si no se hacía pronto, iría a hacer Tideland, que tendrá un costo infinitamente menor, porque si no hacía una película pronto (¿qué pasó con The Man Who Killed Quixote) se volvería loco. Por lo que yo sé, si eso ocurre, significa que Buenos Presagios simplemente se cae a la ‘siguiente-de-la-lista’, mientras que los productores usan ese tiempo tratando de concretar la financiación .
El guión es bueno, el elenco parece comprometido, y los productores tienen financiación extranjera. Lo que necesitan es un estudio de EE.UU. que aporte algún dinero (creo que es alrededor de 15 millones de dólares) para el proyecto, y ningún estudio de EE.UU. parece estar listo para dar el paso todavía. Mi actitud respecto a los proyectos de Hollywood es que no confío en que ocurran hasta que estoy sentado en el estreno comiendome mis palomitas de maíz. Preocuparse por los altibajos de un proyecto hasta conseguir hacer una película podría conducir a cualquiera a la bebida”.

Sin embargo ya no se tendrían nuevas noticias hasta tres años más tarde, en 2005.

(CONTINUARÁ)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *