PELÍCULAS QUE NUNCA EXISTIERON: BEETLEJUICE GOES HAWAIIAN

Hoy en PELÍCULAS QUE NUNCA EXISTIERON: BEETLEJUICE GOES HAWAIIAN, nos remontamos a 1988, año en el que se estrenaba el primer gran éxito del director Tim Burton: Beetlejuice.
peliculas-que-nunca-existieron-beetlejuice-goes-hawaiian-01La película, como sabéis, estaba protagonizada por Michael Keaton (el futuro Batman en las películas que sobre el personaje dirigiría más tarde el propio Burton), Winona Ryder, Alec Baldwin y Geena Davis, y era una comedia sobre fantasmas, con una buena dosis de humor negro, en la que se nos contaban como una pareja de difuntos contrataba los servicios de Beetlejuice (personaje creado por Tim Burton), un “bioexorcista”, o “exorcista de vivos”,  sucio, grosero y desagradable, que se alimenta de insectos, para expulsar de su hogar a la familia extravagante familia Deetz, que se acaba de trasladar a la misma.
La película, convertida hoy día en un clásico de culto (sobre todo para los góticos) fue un éxito de crítica y taquilla, recaudando, solo en los USA, 73.7 millones de dólares, habiendo costado solo 15 millones.
Y claro, Warner Bros., viendo semejante ganancia, quiso hacer una secuela inmediatamente, que por supuesto ofrecieron a Burton. Su intención era estrenar la secuela en 1990, así que debían darse prisa, y ya contaban con el sí de Michael Keaton y Winona Ryder para repetir en sus papeles, a condición de que Burton también repitiera como director.
Y aunque a Tim Burton nunca le gustaron las secuelas (de hecho solo ha rodado una, Batman Returns), contrató a Jonathan Gems (Mars Attack!, Dark Shadows, Abraham Lincoln: Vampire Hunter) para escribir la secuela, que se titularía Beetlejuice Goes Hawaiian.
Según reveló el Gems en una entrevista, “Tim pensó que sería divertido que coincidieran una película del estilo del expresionismo alemán con una película de surf y playa como telón de fondo, porque ambas son incompatibles”.
El guión de Gems seguía las bases de lo establecido en la primera película.
En esta ocasión la familia Deetz se traslada a Hawaii, donde están construyendo un complejo turístico o Resort. Pero cuando Lydia (personaje interpretado por Winona Ryder en la primera película) descubre que se está edificando sobre un antiguo cementerio Kahuna Hawaiano, invoca a Beetlejuice para que le ayude a para el proyecto y echar a sus padres de la isla.
Beetlejuice acepta el encargo, pero tiene sus propios planes. Beetlejuice suministra a Lydia una especie fármaco sobrenatural para controlar a Lydia y conseguir que se case con él (cosa que ya intentó en la primera película).

peliculas-que-nunca-existieron-beetlejuice-goes-hawaiian-03

De boda en boda

 

El entorno isleño dará pié al guionista a idear escenas tan “divertidas” como ver a Beetlejuice ganar un concurso de surf haciendo trampas y usando la magia.
Finalmente el plan de Beetlejuice fracasa, y entonces se transforma en un monstruo gigante (llamado “Juicifer”) e intenta hundir la isla con la ayuda de esqueletos de dinosaurios reanimados y de las gigantescas cabezas de la Isla de Pascua (los famosos Moais), que también ha reanimado. Entonces Lydia, libre ya del control de Beetlejuice, utiliza sus poderes psíquicos para provocar un maremoto y volver a nivelar la isla. Tal como suena.
Ante semejante despropósito de historia, y teniendo en cuenta que Gems no es un mal guionista, no son pocos los que sospechan que la intención de Tim Burton, al que los directivos de Warner apremiaban para que terminara pronto el guión y empezar a rodar cuanto antes, era desalentarlos para que le dejaran tranquilo con sus nuevos proyectos.
Es decir, intentaba sabotear el proyecto, que no le apetecía lo más mínimo, algo evidente ya que, en octubre de ese año, Burton empezaba el rodaje de Batman, y tanto él, como Michael Keaton, querían volcarse con el proyecto.

peliculas-que-nunca-existieron-beetlejuice-goes-hawaiian-04

Michael Keaton y Tim Burton en aquellos años

 

Pero principios de 1991, Tim Burton se mostró interesado en el proyecto, aunque el guión Beetlejuices Goes Hawaiian ahora ya no le gustaba (otra prueba de su intención inical de sabotear el proyecto), así que encargó su reescritura a Daniel Waters, quien le había impresionado con el guión de Heathers (titulada en España Escuela de Jóvenes Asesinos). Pero finalmente contrató a Waters para escribir su nuevo proyecto, Batman Returns, y Beetlejuice quedó de nuevo aparcado.
Con Burton volcado en otros proyectos, el productor David Geffen contrata en agosto de 1993 a Pamela Norris para la reescritura del guión. En 1996 Warner Bros., que seguía estando muy interesada en rodar la película, le ofreció el proyecto al director Kevin Smith (Clerks, Dogma).
Kevin Smith rechazó la oferta porque estaba involucrado en el proyecto de Superman Lives, aunque de todos modos les respondió: “¿No se contó ya todo lo que había que contar sobre Beetlejuice en la primera? ¿Debemos ir al Trópico?”.
Pero en marzo de 1997, Jonathan Gems emite un comunicado en el que dice que el guión de Beetlejuice Goes Hawaiian sigue siendo propiedad de The Geffen Film Company, y que es probable que nunca se llegue a rodar, ya que Winona Ryder ya es demasiado mayor para repetir el papel de Lydia, y con Tim Burton y Michael Keaton fuera del proyecto, la única manera de volver a ver a Beetlejuice en pantalla sería reiniciarlo todo, y no hacer la secuela.peliculas-que-nunca-existieron-beetlejuice-goes-hawaiian-02

En septiembre de 2011, Warner Bros, contrata a los guionistas David Katzenberg y Seth Grahame-Smith, que colaboró con Tim Burton en Dark Shadows, para escribir el guión y producir la película. Katzemberg y Grahame-Smith firman con la intención de hacer una película digna de su predecesora y también con la intención de volver a contar con Michael Keaton como protagonista.
En 2012, Grahame-Smith contaba en una entrevista que, aunque Burton y Keaton aún no habían firmado nada, volverían al proyecto si el guión era lo suficientemente bueno. Según contaba, había tenido una reunión de un par de horas en febrero con Michael Keaton, y que tenerlo era una prioridad para Warner Bros. y para Tim Burton, quien solo se plantearía dirigirla si Keaton estaba en el proyecto..

La idea sería hacer una secuela que transcurriría 26 ó 17 años más tarde que la primera película, en la que el mundo ha cambiado pero no Beetlejuice, para el que el paso del tiempo no significa nada.

peliculas-que-nunca-existieron-beetlejuice-goes-hawaiian-05

Tim Burton y Michael Keaton en la actualidad

El 18 de octubre de 2013, Schmoes Knows informa de que el guión de la secuela ya se ha terminado y que Tim Burton pretende dirigirla, con la esperanza de tener tiempo para compaginar este proyecto y el rodaje de la adaptación de Miss Peregrine’s Home for Peculiar Children. Más tarde sería The Wrap la que confirmaría las conversaciones entre Burton y Keaton para hacer la secuela.

Resumiendo, si Katzenberg y Grahame-Smith escriben un buen guión, y si Tim Burton y Michael Keaton no están ocupados con otros proyectos, tendremos Beetlejuice 2.
Eso sí, podemos respirar tranquilos porque no será Beetlejuice Goes Hawaiian.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *