MORLOCKONFIDENCIAL: FALLECE HAROLD RAMIS

El Chicago Tribune informaba hoy de la muerte del actor, director y productor, Harold Ramis, a la edad de 69 años, por complicaciones derivadas de una enfermedad de las denominadas como “raras” que padecía, concretamente la vasculitis inflamatoria autoinmune. Ha sido su mujer, Erica Mann Ramis, la que ha informado a los medios de comunicación del fallecimiento.

FALLECE-HAROLD-RAMIS-01Harold Ramis es recordado por todos por su papel en Los Cazafantasmas (Ghostbusters), interpretando al Doctor Egon Spengler, siendo además guionista de las dos primeras entregas de la saga.
Pero además de participar como actor en otras películas, como Alta Fidelidad o Mejor imposible, Harold Ramis dirigió una larga lista de títulos, siendo uno de los más recordados Atrapado en el tiempo (Grounhog Day, protagonizada por Bill Murray y Andie McDowell), pero entre los que se encuentran comedias como Al diablo con el diablo (Bedazzled, con Brendan Fraser y Liz Hurley), Mis dobles, mi mujer y yo (Multiplicity, con Michael Keaton y Andie McDowell), Una terapia peligrosa (Analyze This, con Billy Crystal y Robert de Niro) o Año uno (Year One, con Jack Black y Michael Cera), una de las últimas.

Como guionista destacan películas como Desmadre a la americana (Animal House), dirigida por John Landis, o El pelotón chiflado (Stripes), dirigida por Ivan Reitman.

 Harold Ramis presumía de ser de Chicago, algo que, según decía el propio director, no gustaba demasiado en Hollywood, y que le ha hecho merecedor de un espléndido obituario en el Chicago Tribune donde se repasa toda su carrera (y que podéis leer AQUÍ).

Harold Ramis creó escuela con un humor, a veces simple e inocente pero siempre original. Sus películas han influido en directores posteriores que se han dedicado a la comedia en Estados Unidos, como Judd Appatow (Virgen a los 40) o Jay Roach (Austin Powers o Los padres de él).

Quede aquí nuestras condolencias para amigos, familiares y todos aquellos que nunca olvidaremos a nuestro querido Doctor Spengler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *