MORLOCKONFIDENCIAL: FALLECE GEORGE A. ROMERO

El pasado domingo 16 de julio fallecía en Toronto el cineasta norteamericano George A. Romero a la edad de 77 años, a consecuencia de un cáncer de pulmón.

Según una declaración enviada al diario Los Ángeles Times por el productor Peter Grunwald, socio de Romero desde hace tiempo, el cineasta murió tras una “corta pero agresiva batalla con un cáncer de pulmón”.

Romero falleció mientras escuchaba la música de una de sus películas favoritas, “El hombre tranquilo” (1952), con su esposa, Suzanne, y su hija, Tina, a su lado, según su familia, que no ha precisado dónde murió.

En los años 60 grupo formó parte de ese grupo de cineastas que dinamitó las convenciones del cine de terror, aprovechando el cambio social en cuanto a la violencia y la obscenidad permitida, ya fuera  desde dentro de Hollywood, como Roman Polanski, Brian de Palma o William Friedkin, o desde fuera de las majors, pero con gran éxito comercial, como John Carpenter, Wes Craven, Tobe Hooper, David Cronenberg y el propio George A. Romero.

George Andrew Romero nació en el Bronx, en Nueva York, el 4 de febrero de 1940 y asistió a la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh (Pensilvania), donde se graduó en Bellas Artes. Junto a sus amigos John Russo y Russell Streiner monta una productora para rodar anuncios, cortometrajes y programas de televisión hasta que el trío decide producir en Pittsburgh una película de terror, inspirada en una de las mejores novelas del siglo XX, Soy leyenda, de Richard Matheson. Para ello se asociaron diez amigos, fundaron la productora Image Ten Productions.

El guion fue escrito por Romero y Russo, quienes crearían una historia sencilla en la que los muertos regresaban a la vida para devorar a los vivos. La película iba a titularse en principio “La noche de los antropófagos”, pero el título ya estaba registrado, así que finalmente llamaron a su cinta “La noche de los muertos vivientes” (Night of the living dead).

George A. Romero dejaría su impronta en el cine con “La noche de los muertos vivientes” (1968), película con la la que demostró que para abrir un nuevo capítulo en la historia del cine no hacía falta ser un director experimentado o tener detrás a los grandes estudios. Ni siquiera precisó actores profesionales o mucho dinero (fue rodada en blanco y negro con poco más de 114.000 $). A Romero le bastó con un tomavistas, unos actores no profesionales (incluídos familiares y amigos) y un cementerio (el de Evans City, Pensilvania) y sus alrededores para rodar una obra de culto que influyó notoriamente en el posterior cine del género zombi.

Intentó un giro en su carrera con Martin” (1977), un drama sobre un niño protagonista cree que es vampiro porque el cine y su familia así se lo han dicho. Su paso por el festival de Cannes no tuvo mucha repercusión porque coincidió con “Asalto a la comisaría” de John Carpenter, que fue el gran triunfador de esa edición. Así que Romero y sus amigos volvieron al género de terror con “Zombi: el regreso de los muertos vivientes” (1978), que tras haber costado poco más de un millón de euros, recaudó más de 40 millones por todo el mundo.

Tras ella siguieron “Día de muertos” (1985), “La tierra de los muertos vivientes” (2005), “Diario de los muertos” (2007) y “La resistencia de los muertos” (2010).

A pesar de firmar algunos títulos destables como Creepshow” (1982) o Atracción diabólica” (1988) nunca se sintió cómodo en Hollywood.

En 2007, en su visita al Festival de Sitges, confesó en una entrevista a este diario realizada por Jordi Costa su extrañeza ante la consideración de padre fundador del moderno cine de terror estadounidense: “Cuando me lo dicen, no me lo creo. Siempre he sido un director modesto, que ha desarrollado su trabajo fuera de Hollywood y por debajo de los radares de la industria y, de repente, me quieren convertir en el Padrino. Solo en mis últimas dos o tres películas he notado cierto dominio del arte de dirigir. John Ford hizo 250 películas y yo, de momento, he hecho tan solo 17. O sea, que aún me queda un largo camino”.

Como anécdota decir que Romero confesó aborrecer The walking dead” y “Guerra Mundial Z”. En una entrevista a IndieWire, Romero dejaba bien claro que proyectos de gran presupuesto con grandes estudios detrás estaban hundiendo el género.

Guardo mucho rencor sobre todo esto. Yo solía ser la única persona en el género zombie, pero por desgracia, ‘The Walking Dead‘ y ‘Brad Pitt’, Hollywoodizaron mi género. Yo ya estaba preparado para realizar otro proyecto de unos 3 millones de dólares, pero ya nadie da dinero para películas de zombies, sólo se interesan si lo que tienen entre manos es una superproducción

George A. Romero nunca dejó de trabajar, ya fuera como director, escribiendo guiones de películas o del cómics Empire of the Dead”,  ilustrado por Alex Maleev. Su último trabajo como director fue “La resistencia de los muertos”, y su último crédito como escritor aparece como creador de los personajes de Day of the Dead” de Héctor Hernández Vicens, pendiente de estreno.

Desde aquí queremos hacer llegar nuestras condolencias a sus familiares, amigos y a todos los fans del gran maestro del terror, entre los que sin duda nos encontramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: