LEYENDAS URBANAS REVELADAS DEL CINE Y LA TELEVISIÓN (XVI)

Seguimos con nuestra sección LEYENDAS URBANAS REVELADAS DEL CINE Y LA TELEVISIÓN, dedicada, como sabéis, a confirmar o desmentir todos esos rumores y leyendas urbanas que rodea al mundillo de la pequeña y gran pantalla, cuyos casos seleccionamos de la web CBR entre otras.

Y empezamos resolviendo el caso que os propusimos en nuestra anterior entrega:

La máscara utilizada en la película Scream fue encontrada en una casa abandonada durante la búsqueda de localizaciones.

LEYENDAS-URBANAS-REVELADAS-DEL-CINE-Y-LA-TELEVISIÓN-XVI-05Cuando Wes Craven asumió el proyecto que se convertiría en Scream (que originalmente iba a llamarse Scary Movie), el guionista Kevin Williamson no le dio ninguna directriz sobre el aspecto que tenía el villano más allá de “un asesino con máscara de fantasma”. Así que fueron Craven y su equipo de producción los que tuvieron que diseñar al personaje que luego veríamos en pantalla. En un giro del destino, la productora Marianne Maddalena estaba buscando localizaciones cuando se encontró con una casa abandonada en Santa Rosa, California, que había sido utilizada por Alfred Hitchcock para la película Shadow of a Doubt (La sombra de una duda, 1943). Al final no se usó esa casa, pero en ella se encontró una máscara impresionante colgando de un poste.
Maddalena le llevó la máscara a Craven, y le encantó. Craven, por error, declaró en alguna ocasión que la máscara la encontró él, pero más tarde rectificó y confirmó que quien la encontró fue Maddalena.
Pero había un pequeño problema: la empresa de máscaras de Hallowen, Fun World, tenía la propiedad intelectual de la máscara.
La máscara fue diseñada por Brigitte Sleiertin, puesta a la venta alrededor de 1992 como parte de la serie “Fantastic Faces”, y originalmente se llamaba “El fantasma de ojos de cacahuete”.LEYENDAS-URBANAS-REVELADAS-DEL-CINE-Y-LA-TELEVISIÓN-XVI-03
Así que Craven tenía un problema: tenía una máscara que le encantaba, pero para poder usarla en la película, su estudio, Dimension Films, tenía que conseguir los derechos de Fun World, quienes plantearon una dura negociación.
Inicialmente, Dimension Films dijo a Wes Craven que tendría que utilizar otra máscara diferente. Wes Craven acudió a Greg Nicotero y Howard Berger, de la empresa de diseño KNB Effects para que le hicieran su propia versión de la máscara, alterándola lo suficiente para que no infringiera la propiedad intelectual de Fun World.LEYENDAS-URBANAS-REVELADAS-DEL-CINE-Y-LA-TELEVISIÓN-XVI-02

Esa máscara llegó a ser utilizada en algunas tomas de las primeras escenas de Scream, incluyendo la famosa secuencia inicial con Drew Barrymore.
Sin embargo, es muy probable que Dimension Films solo estuviera tratando de demostrar a Fun World que podían hacer la película sin su máscara con el fin de reducir las pretensiones económicas de la empresa de máscaras de Halloween.
Después de todo, sabían que Wes Craven seguía queriendo usar la máscara de Fun World.
Así que finalmente hubo acuerdo, y Craven pudo usar la máscara original en la película (máscara que Fun World renombró oficialmente como “Ghostface”).
Scream fue un éxito y la máscara se convirtió en uno de los disfraces de Halloween más populares de la historia, haciendo que Fun World ganara grandes beneficios.LEYENDAS-URBANAS-REVELADAS-DEL-CINE-Y-LA-TELEVISIÓN-XVI-01

Así que debemos concluir que esta leyenda urbana es VERDADERA.

Y terminamos proponiéndoos un nuevo caso:

El temor a que afectara a la venta de juguetes evitó que Han Solo muriera en “Star Wars: El Retorno del Jedi”.

LEYENDAS-URBANAS-REVELADAS-DEL-CINE-Y-LA-TELEVISIÓN-XVI-04

La respuesta, en nuestra próxima entrega de LEYENDAS URBANAS REVELADAS DEL CINE Y LA TELEVISIÓN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *